"De las políticas interesa más su ropa que sus ideas"

Efe
-
"De las políticas interesa más su ropa que sus ideas" - Foto: Quique García

Inés Arrimadas alerta que la igualdad está todavía muy lejos y que la educación debe ser la herramienta que permita alcanzarla

La ropa o el aspecto físico de las políticas se valoran más que sus propuestas y discursos, critica la líder de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas, quien alerta de que la igualdad todavía está "muy lejos" y propone la educación como herramienta fundamental para alcanzarla.
La jefa de la oposición en la región lamenta que las mujeres políticas tengan que sufrir insultos que no padecen los hombres, si bien reconoce que este tipo de manifestaciones le dan fuerza para seguir luchando por ella y por todas las mujeres.
Para la política de Ciudadanos, el referente de mujeres "valientes" que han batallado por la igualdad la ha ayudado a asumir "retos importantes", como ser la primera mujer que ganó unas elecciones en Cataluña y la primera mujer líder de la oposición en el Parlament.
A pocas horas de las movilizaciones del Día de la Internacional de la Mujer, destaca como medidas fundamentales para avanzar hacia la igualdad la conciliación -para que "la maternidad no trunque las carreras profesionales de las mujeres"- y utilizar la educación para acabar con los roles de género y los estereotipos.
¿Se considera feminista?
Sí, porque creo en la igualdad efectiva entre hombres y mujeres. Mi feminismo no es decir "portavozas", es apostar por políticas públicas que hagan que cada vez la igualdad real esté más cerca porque todavía la tenemos muy lejos.
¿Cómo la ha ayudado el feminismo?
Los referentes de mujeres valientes que han luchado por la igualdad a mí me han servido para asumir el reto importante y difícil de ser la única mujer candidata en unas elecciones, ser la primera mujer líder de la oposición en Cataluña, ganar las elecciones como primera mujer en Cataluña... Por tanto, sí que me han ayudado esos referentes de mujeres luchadoras, valientes que han luchado por la igualdad en los retos a nivel político y también en mi anterior vida profesional en el sector privado.
Díganos dos medidas que deberían implantarse para caminar hacia la igualdad.
Sin duda, es fundamental ayudar a que la maternidad no trunque las carreras profesionales de las mujeres, porque ahí hay un foco de desigualdad muy importante. Por tanto, todo lo que es guarderías públicas o ayudas a las familias para poder asumir el coste de las guarderías y aumentar los permisos de paternidad son fundamentales. Y a nivel educativo es muy importante que, en sentido muy amplio, se vaya luchando contra los roles de géneros y contra determinados estereotipos que muchas veces marcan la vida de muchas mujeres.
¿Se ha encontrado con algún obstáculo por ser mujer?
Creo que todas las mujeres nos hemos encontrado obstáculos. En el sector privado, antes de entrar en la política, muchos, y a nivel político evidentemente muchas veces se valora la ropa que llevamos puesta o nuestro aspecto físico en vez de los discursos o las propuestas que hacemos, y se nos insulta muchas veces de una manera en que no se insulta a los hombres. Pero bueno, hay que seguir para delante y esas muestras nos deben dar más fuerza para luchar no solo por nosotras sino por todas las mujeres.
¿Considera que existe igualdad entre hombres y mujeres?
Existe igualdad formal entre hombres y mujeres, pero no existe igualdad real, igualdad efectiva. Sigue habiendo discriminación y por eso tenemos que seguir luchando por una igualdad plena, una igualdad real y por tanto ahí nosotros seguimos liderando la presentación de propuestas que creemos que son eficaces para acercarnos a esa igualdad.
Para mí, el feminismo es eso, no es tanto hablar diciendo "portavozas" o diciéndoles a las mujeres cómo tienen que vestir o a qué partido tienen que votar, sino que todos aportemos un granito de arena para que todos sigamos trabajando juntos por la igualdad.
¿Qué mensaje enviaría a niñas y adolescentes?
Existe una brecha de sueños: las niñas desde muy pequeñitas, desde los 5 o 6 años, no tienen tanta facilidad como los niños para soñar con ser presidentas o grandes empresarias o grandes deportistas o grandes científicas.
Tenemos que luchar contra esa brecha de sueños; les diría a las niñas que pueden ser presidentas, pueden ser empresarias, pueden ser deportistas, pueden ser lo que quieran ser. Y que nadie limite sus sueños, nadie les corte las alas; y que vean el referente de muchas mujeres que en muchos ámbitos han roto estereotipos y han demostrado que las mujeres podemos llegar adonde queramos.