Julen murió de un golpe en la cabeza

SPC
-

El informe preliminar desvela que el niño falleció el mismo día del suceso por un traumatismo severo y presentaba erosiones causadas por la caída

Apenas dos años después de perder a su hijo Oliver, la tragedia ha vuelto a golpear duramente a los Roselló. Tras dos semanas de incansables trabajos para rescatar a su pequeño Julen, que el pasado 13 de enero cayó por un estrecho pozo cuando se encontraba con su familia en una finca de la localidad malagueña de Totalán, los padres eran informados a las 02,00 horas de la madrugada de ayer de que el cuerpo del niño había sido recuperado sin vida 30 minutos antes.
Julen, que estaba a 71 metros de profundidad en la oquedad por la que se había precipitado, presentaba un «traumatismo craneoencefálico severo» y «politraumatismos compatibles con la caída», según el informe preliminar de la autopsia que se realizó a sus restos. 
De acuerdo con las fuentes de la investigación, el pequeño de dos años falleció el mismo día del suceso, cuando estaba con su familia en una finca de El Cerro de la Corona, en la citada localidad.
Tal y como apuntan las pesquisas, aunque el niño cayó de pie en el pozo -de 25 centímetros de diámetro-, tras precipitarse por el agujero cayeron sobre él piedras y otros sedimentos que habrían causado el golpe en la cabeza detectado en la autopsia, realizada por cinco forenses en el Instituto de Medicina Legal. El informe de estos expertos indica, además, que el cuerpo del pequeño tenía los brazos hacia arriba y que presentaba erosiones compatibles con roces en la caída.

Julen murió de un golpe en la cabeza Daniel Pérez
Julen murió de un golpe en la cabeza - Foto: Daniel Pérez