scorecardresearch

Secretos de un matrimonio

Agencias-SPC
-

Dos de los intérpretes más prometedores de Hollywood, Oscar Isaac y Jessica Chastain, protagonizan una serie sobre los problemas de pareja

Los actores principales de esta ficción son muy amigos en la vida real. - Foto: YARA NARDI

Oscar Isaac y Jessica Chastain invierten los roles de género en la adaptación de Secretos de un matrimonio, la serie original de Ingmar Bergman de 1973 que se puede ver en la plataforma HBO.

El actor de origen guatemalteco, lanzado al estrellato con la última trilogía de Star Wars (su carismático piloto de la resistencia Poe Dameron convenció a millones de fans de la saga) está firmando un gran 2021, pues a esta ficción se suman Dune, que ha cosechado unas críticas sensacionales, y The card counter, de Paul Schrader, que en breve llegará a las salas españolas. Como la serie Moon Knight, que estuvo rodando el pasado verano en Budapest. «Me siento abrumado, me ha dado mucha energía compartir estos proyectos que han estado retenidos tanto tiempo por el coronavirus», señala.

Isaac y Chastain son amigos desde la universidad y ya habían trabajado juntos en películas como A most violent year (2014), de J.C. Chandor, lo que les daba muchas ventajas a la hora de abordar esta nueva versión de Secretos de un matrimonio que ha escrito y dirigido Hagai Levi (In treatment y The affair).

«Ha sido una bendición en el sentido de que hay una confianza inmediata y sabes que puedes ser completamente honesto», comenta Chastain (La noche más oscura, La cumbre escarlata), «pero también es complicado porque a veces necesitabas un descanso, nosotros estamos todo el rato leyéndonos la mente y era como decir sal de mi cabeza ya».

Isaac coincide absolutamente con su compañera de rodaje, a la que da la réplica muy bien en la ficción: «Es genial no tener las preocupaciones habituales cuando vas a hacer un trabajo tan íntimo pero, por otro lado, es muy intenso y te preocupas tanto constantemente por el otro que es difícil tener tu espacio».

 

Temas recurrentes

Levi reevalúa los dilemas que planteaba la serie original, el amor, el deseo, la fidelidad, la convivencia en el matrimonio y el divorcio, a través de la mirada de una pareja estadounidense contemporánea e invirtiendo absolutamente los papeles originales.

Y es que si en la ficción de hace casi medio siglo era él el infiel y quien llevaba el dinero a casa, aquí es ella. Mira (Chastain) es una ejecutiva tecnológica ambiciosa y segura de sí misma que no se siente satisfecha con su matrimonio y Jonathan (Isaac) un profesor de Filosofía cerebral y complaciente desesperado por mantener como sea su relación.

«Durante años pensé que hacer una adaptación no tenía ningún sentido, pero la idea de invertir los roles me hizo ver que tenía un ángulo nuevo y era un experimento de género muy interesante», señala el realizador Hagai Levi.

Quizás estos ingredientes tienten a los espectadores de HBO. Así lo espera fervientemente Isaac, que manifiesta su deseo de que la serie resuene en el espectador y que se sienta honesta. «Que haya alguna catarsis sobre lo que significa una relación. La convivencia a veces es increíble y sublime y otras te quieres matar si tienes que volver a hablar con esa persona. Creo que es algo con lo que muchos podrán conectar», subraya.

Para Chastain, lo más interesante ha sido el experimento de género y la exploración de lo que significa ser mujer y madre hoy «en términos de salario, de quién sustenta la familia o la relación con el sexo», muy diferentes a la época de Ingmar Bergman.

Quizás todo esto explique que la californiana se viera a ratos desnuda por un trabajo sumamente exigente. «Hagai me pedía que escribiera un diario matutino para compartirlo con él, me sentí muy expuesta y era duro volver a casa y dejar el rodaje fuera porque parte de mi misma estaba ahí».

Otra diferencia con respecto a la original, según Levi, es que aquella serie fue un ataque en toda regla a la institución del matrimonio. «Hoy el matrimonio ya no es una institución, ha sido tan atacado que en todo caso sentía que debía tender a lo contrario, subrayar que una separación también es algo muy traumático».

Buenas críticas

Escarbando en internet podemos ver que esta miniserie de cinco episodios ha cosechado muy buenas críticas, un 7,3 sobre 10. Los expertos aplauden, en general, la propuesta, que rompe con la original (la que lleva la iniciativa para divorciarse es la mujer, algo infrecuente en la pequeña y gran pantalla), y, sobre todo, la labor de los actores, que se dejan la piel. 

ARCHIVADO EN: HBO, Hollywood