¡El verano ya está aquí!

R.E.M.
-

Los pueblos comienzan a recibir visitantes durante el primer fin de semana en el que la movilidad por la provincia es posible desde el estado de alarma, lo que unido a las altas temperaturas recuerda a la época estival

La Cascada del Peñón en Pedrosa de Tobalina recibió a familias y amigos que disfrutaron de una jornada de sol, baño y comida al aire libre. - Foto: Christian Castrillo

GALERÍA

Destinos soñados durante la cuarentena

El calor que ha hecho este fin de semana, unido a que los viajes a lo largo de la provincia ya son posibles, invitaba a visitar aquellos lugares con los que se ha soñado durante la cuarentena. Volver a la segunda residencia más de dos meses después o visitar pueblos con escenarios insólitos fue la opción escogida por numerosos burgaleses. Todo parece indicar que este año no habrá que esperar hasta los meses de julio o agosto para que el verano arranque en las zonas rurales. Las puertas de las casas de vacaciones empiezan a abrirse poco a poco y los niños y sus bicicletas empiezan a tomar las calles.

Con la familia o con los amigos, cualquier compañía era buena para disfrutar de este primer fin de semana de libertad por la provincia. Orbaneja del Castillo, Pedrosa de Tobalina, Covarrubias o Frías son algunos de los pueblos que ya comenzaron a recibir visitantes deseosos de explorar sus bellezas únicas.

Uno de los lugares que presentaba un ambiente más espectacular era la Cascada del Peñón en Pedrosa de Tobalina. Hamacas, toallas, bañadores y bolsas llenas de refrescos y comida se convirtieron en las protagonistas del día. Vanesa, junto a su familia, reconoce que «ya había ganas de mojar un poquito los pies y además el agua está muy buena». Era la primera vez que iban y lo cierto es que no  esperaban encontrar tanta gente.

Sandra, de La Tahona Cántabra, volvió a su puesto de productos artesanales el sábado junto a la cascada de Orbaneja del Castillo. Tras más de dos meses cerrado a causa de la crisis del coronavirus reconoce que poco a poco sí que va llegando gente, aunque «muy despacio» puesto que de momento solo se puede ir desde Burgos cuando habitualmente múltiples personas suelen ir hasta allí desde Cantabria, País Vasco o Madrid. A partir de esta época es cuando más gente va y confía en que pronto se permita la movilidad por todo el país.

Un espacio natural que muchos tenían ya marcado como uno de los primeros planes cuando se pudiese salir de casa. César y Virginia van junto a sus dos hijos «para salir de casa, aprovechar un poco, coger aire y disfrutar». Víctor, Laura, Rubén y Yaiza, un grupo de amigos, también se acercaron hasta la zona con la intención de «salir de casa después de tanto tiempo encerrados y alejarnos de esa situación de la ciudad que al final es muy agobiante».

En Frías, el Mesón Fridas es el único que ha abierto ya de los cuatro que hay, y Sebas reconoce que estuvo «animada la cosa desde primera hora de la maña», y manifiesta también que muchos de los clientes que fueron lo hicieron en moto. En otras partes, como Santo Domingo de Silos, todavía hay bares que permanecen aún cerrados. 

De norte a sur la provincia se va llenando mucho antes que otros años. Las vacaciones en el pueblo parece que este año toman más fuerza. Y con este tiempo, se puede decir que ¡el verano ya está aquí!.