Los sanitarios piden el registro de sus horas trabajadas

A.G.
-

La junta de personal del área de salud dice no saber cuánto tiempo de más se está dedicando a la atención desde el inicio de la pandemia e insiste en que los profesionales "no dan abasto"

Los sanitarios trabajan más que antes de la pandemia pero ese incremento no queda registrado. - Foto: Valdivielso

Desde que comenzó la pandemia no se para de poner en evidencia el esfuerzo que el personal sanitario está realizando para prestar la debida atención a los pacientes en un sistema al que la crisis del coronavirus pilló exhausto tras años de recortes. No es infrecuente desde hace unos meses, pues, que médicos, enfermeras y otros profesionales adviertan de que están muy cansados ??por la enorme presión que están soportando. ¿Pero esto se puede poner en números? ¿Hay alguna forma de saber cuántas horas de más han incorporado a su jornada los trabajadores de Sacyl desde el pasado mes de marzo? El presidente de la junta de personal del Área de Salud de Burgos, José Manuel Sastre, afirma que, de momento, no: "En Sacyl no existen las horas extra sino que hay una jornada ordinaria y las guardias. En Semana Santa, por ejemplo, que el jueves y el viernes santos se hicieron laborables se pagaron como si fueron guardias ".

Por eso, los sindicatos han pedido ya a la Junta un registro de todas las horas de más que se están haciendo en estos meses y también quieren saber cuánta plantilla se ha contratado a mayores para hacer frente al aumento de la presión asistencial: "Lo hemos solicitado de manera formal y también en conversaciones privadas y no tenemos más que información con cuentagotas que, por otro lado, entendemos que es difícil, porque las nuevas contrataciones no se han utilizado solo para la covid sino que se han usado para sustituciones y otras cosas ". Sastre agrega que si quieren conocer estos datos "porque es importante medirlos y retribuirlos", para ellos es mucho más importante "que de una vez se cuente con plantillas ajustadas a las verdaderas necesidades que tiene ahora mismo el sistema".

La percepción que tienen, no obstante, es que están trabajando "mucho más": "En Atención Primaria, por ejemplo, cualquiera te dirá que se empieza la consulta mucho antes y que se alarga bastante también. Los centros de salud, sobre todo los urbanos, están hasta arriba de trabajo y su presión asistencial se ha duplicado o triplicado por el seguimiento de los casos de covid y porque no se tarda menos en una consulta telefónica que en otra presencial ".

En este sentido, calculó que un tercio de las consultas aún siguen siendo telefónicas, un fenómeno polémico pero que para determinadas gestiones, Sastre considera que es efectivo: asuntos como bajas laborales, recetas electrónicas o resultados de analíticas de control: "Esto no debería ser presencial nunca y hay que planteárselo porque estábamos haciendo una medicina asistencial como la de hace veinte años y esto no se entiende ahora, que somos muchos menos médicos y muchos más usuarios y más envejecidos ".

A su juicio, se está confundiendo "la telemedicina con la teleasistencia": "Asistir por teléfono no se puede, es necesario ver al paciente, pero sí mandar al cardiólogo un electro con un resumen de la patología del paciente y que él te conteste. Por supuesto que se puede porque, además, supone que se lo vas a decir al paciente también por teléfono y que éste no tenga que venir desde Villarcayo, por ejemplo ". En líneas generales, considera que los trabajadores sanitarios de este área de salud "no dan abasto" y "están quemados y no es una cuestión de dinero sino de poder descansar" y esto tiene que ver, al menos en Primaria, con la " mala gestión global realizada desde las restricciones de 2012 que de 18 médicos internos residentes nos quedamos con 5 ". Para este año, recuerda, las previsiones son que se jubilen 55 médicos y hay tan solo cinco residentes.