Familias de Losa deciden trasladar a 10 escolares a Espinosa

A.C.
-
Familias de Losa deciden trasladar a 10 escolares a Espinosa

Solicitan a la Dirección Provincial soluciones ante su descontento con el proyecto educativo del colegio de Quincoces

Los resultados del innovador proyecto educativo implantado en el colegio del Valle de Losa han generado una clara división entre los padres de sus 33 alumnos. Seis familias del municipio acaban de matricular a sus hijos, diez niños en total, en el colegio de Espinosa de los Monteros. Así pues, el centro losino perderá un tercio de su matrícula después de que los padres descontentos hayan pasado meses planteando quejas a la dirección del colegio, el inspector y la Dire-cción Provincial de Educación. 
En el lado contrario se encuentran otras familias de Losa y las que han decidido llevar a sus hijos desde Medina de Pomar hasta Quincoces de Yuso, atraídas precisamente por su metodología educativa. Éstas dicen estar «encantadas con el proyecto educativo del CEIP Valle de Losa y con el magnífico trabajo de su directora». Sin embargo, los detractores de los resultados de la educación por proyectos implantada, en la que han desaparecido del aula los libros de texto y los exámenes, solicitan al director provincial de Educación «el cese de la directora u otras actuaciones que cambien la situación de nuestro colegio público y la educación de nuestros hijos».
Sus primeras protestas llegaron al inspector en febrero. En ellas solicitaban que se hiciera un examen o un seguimiento «para saber si nuestros hijos cumplen los objetivos marcados por la ley». Aseguraban que tras pedir explicaciones a la dirección del centro sobre los conocimientos de sus hijos, que consideran insuficientes, «las explicaciones obtenidas a nuestras preocupaciones han sido que los profesores que han trabajado estos tres años no están o no estaban preparados para llevar a cabo este proyecto». El resultado fue que 5 alumnos de tercero realizaron un examen en marzo y, según los padres descontentos, «suspendieron todos». En cambio, aprobaron el examen realizado el 6 de junio y que es el mismo para todos los centros. Respecto de las notas del curso, los padres descontentos aseguran que son «muy altas» y «no se corresponden con la realidad», al asegurar que son ellos los que en casa enseñan contenidos básicos a los niños.
El transporte hasta Espinosa va a suponer a estas familias 250 euros mensuales por cada niño. Se muestran muy dolidas y afirman que «no nos vamos, nos echan de nuestro colegio». Para sufragar el transporte han solicitado ayuda al Ayuntamiento del Valle de Losa.
Ante esta situación, el director provincial de Educación, Juan Carlos Rodríguez Santillana, afirma que, «igual que durante los últimos años han llegado bastantes alumnos nuevos al centro -atraídos por su proyecto educativo-, también por el mismo criterio y principio, otros se pueden marchar». A ello añade que «el inspector ha tratado, especialmente con la directora, pero también con el claustro, las necesarias y hasta obligadas correcciones que se deben de hacer al proyecto en orden, no solo las demandas de algunos padres, sino para evitar desvíos imprudentes sobre el currículo escolar».  «Si a pesar de los cambios de trabajo o curriculares que para el año que viene la Inspección ya ha acordado y consensuado con la directora, alguien se quiere marchar, solo hace que utilizar su libertad», añade. De estos cambios los padres no saben nada. Preguntado por ellos, Rodríguez señala que «han de ser implementados por el claustro, conocidos por el Consejo Escolar y aprobados por la directora». Será pues en septiembre y superados estos trámites, cuando se puedan conocer.