scorecardresearch

El vicepresidente de Malí anuncia el cese del presidente

Europa Press
-

El país africano vive su tercer golpe de Estado en nueve años. El 'número dos' del Gobierno asegura que "se ha visto en la obligación" para preservar "el proceso de transición y que las elecciones previstas se celebrarán en 2022"

El vicepresidente de Malí anuncia el cese del presidente - Foto: EFEM0396

El vicepresidente de Malí y antiguo líder de la junta militar, Assimi Goita, ha anunciado este martes el cese del presidente y del primer ministro, Bah Ndaw y Moctar Ouane, respectivamente, un día después de ser detenidos por militares tras el anuncio de la composición del nuevo Gobierno en el país africano.

En un comunicado leído por el comandante Baba Cissé a través de la cadena de televisión nacional, ORTM, Goita ha sostenido que "se ha visto en la obligación de actuar para preservar la hoja de transición", antes de acusar a Ndaw y Ouane de proceder a la formación del nuevo Ejecutivo sin consultarle.

Así, ha manifestado que el anuncio del nuevo Gobierno supone "una voluntad manifiesta del presidente de transición y del primer ministro de ir hacia una violación de la hoja de transición, contrariamente al juramento que hicieron durante su investidura del 25 de septiembre de 2020".

"A pesar de las detenciones y las negociaciones diversas iniciadas por el vicepresidente con los jefes de Estado de la subregión y ciertas embajadas presentes en Malí para lograr que el presidente y el primer ministro respeten el contenido de la hoja de transición, han mantenido su postura", ha señalado.

En este sentido, ha cargado contra Ndaw por aceptar recientemente "de forma unilateral" la dimisión de Ouane, quien posteriormente fue nuevamente encargado de formar Gobierno, si bien ha incidido en que "el proceso de transición sigue su curso normal y las elecciones previstas se celebrarán en 2022".

Goita ha recordado que el país lleva "varios meses" sumido en una crisis con "huelgas y manifestaciones diversas por parte de actores sociales y políticos", antes de argüir que "el Gobierno dirigido por Ouane se mostró incapaz de mostrarse con un interlocutor fiable, susceptible de movilizar la confianza de los actores sociales".

Asimismo, ha resaltado que la dimisión y nuevo nombramiento de Ouane por parte de Ndaw provocó "una consternación general, marcada por la persistencia de las huelgas de la Unión Nacional de Trabajadores de Malí (UNTM), que derivaron finalmente en una huelga ilimitada".

"Esto ha constituido una verdadera asfixia de la economía maliense y, por tanto, garantiza una inestabilidad de consecuencias inconmensurables", ha explicado, en medio de sus críticas a Ouane, antes de pedir a la población que "continúe con sus ocupaciones".

Por último, Goita ha recalcado que las Fuerzas Armadas mantienen un "compromiso inamovible" para "preservar los intereses superiores del pueblo maliense, en línea con el espíritu y la letra de la hoja de transición", según ha recogido el portal maliense de noticias Malijet.

Ndaw y Ouane fueron detenidos y trasladados el lunes a la base de Kati, donde se fraguó el golpe de Estado militar del mes de agosto de 2020, en el que fue derrocado el entonces presidente, Ibrahim Boubacar Keita, tras lo que se instauró una junta que ha dado paso a unas autoridades de transición.

El Gobierno y el Consejo Nacional de Transición (CNT) -Parlamento- están controlados por militares, pese a las denuncias de la oposición. El nuevo Ejecutivo cuenta nuevamente con militares en las principales carteras, si bien ha visto la salida de varias figuras de la junta, lo que habría provocado malestar entre el Ejército.

 

Advertencias internacionales

El cese de Ndaw y Ouane, en medio de otro golpe de mano del Ejército maliense, llega horas después de que el portavoz de la Misión Multidimensional Integrada de Estabilización de Naciones Unidas en Malí (MINUSMA), Olivier Salgado, alertara de las "graves consecuencias" que podría tener la detención de ambos políticos.

"Esta acción imprudente tiene graves consecuencias para Malí y la región en su totalidad", ha advertido a través de una serie de mensajes en su cuenta en la red social Twitter, en los que ha destacado que la MINUSMA trabaja para lograr "cuanto antes" tener acceso a los detenidos.

Así, ha resaltado que el objetivo de la misión es acceder a la base militar de Kati, cerca de la capital, Bamako, para comprobar sus "condiciones de detención" y "obtener garantías sobre el respeto de sus derechos fundamentales y libertades, reconocidas por el Derecho Humanitario".

Por su parte, la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) y la Unión Africana (UA) también han mostrado su "gran preocupación" por la "evolución de la situación política" en Malí, al tiempo que han tildado las detenciones de "acto extremadamente grave que no puede ser tolerado en modo alguno".

Las autoridades de transición vieron la luz tras la mediación de la CEDEAO después del golpe de Estado de agosto de 2020, que buscaba garantizar que el Ejército entregaba el poder a las autoridades civiles. En este contexto, el acuerdo contemplaba que tanto el presidente como el primer ministro debían ser civiles.

Sin embargo, Goita se garantizó el puesto de vicepresidente, con lo que quedó al frente de "las cuestiones de defensa y seguridad", con una cláusula que excluye la posibilidad de que pueda sustituir al presidente en caso de vacancia.

Tras el anuncio, la CEDEAO anunció la retirada de las sanciones impuestas a Malí tras el golpe de Estado, dado tras meses de movilizaciones contra Keita convocadas por el opositor Movimiento 5 de Junio-Agrupación de Fuerzas Patrióticas (M5-RFP), que ha criticado a las nuevas autoridades por el peso de los militares y se ha negado a ser parte del Gobierno.