scorecardresearch

Comercio online y paquetería mantienen el alto ritmo de 2020

G.Arce
-

A diferencia de otros años, el reparto a domicilio en Burgos ya no se focaliza tanto en el Black Friday y la campaña Navidad sino que se ha diluido y generalizado a lo largo de todo el calendario

Los almacenes de reparto viven días intensos. - Foto: Alberto Rodrigo.

Los confinamientos durante la etapa más dura de la pandemia supusieron un antes y un después para el comercio online y el reparto de paquetería a domicilio. No solo los jóvenes sino los consumidores de mayor edad, los más ajenos al uso de las nuevas tecnologías, se acostumbraron a comprar desde casa. Los incrementos de hasta un 40% en estos servicios en Burgos durante momentos puntuales de 2020 confirman la consolidación de unos hábitos de consumo que en 2021 han seguido vigentes y se fortalecen con ritmos parecidos a los del año anterior, incluso con ligeros incrementos en las expediciones de entre un 7% y un 10%.

La diferencia que se empieza a percibir con respecto a años precedentes, indican desde el sector de la paquetería, es que las campañas puntuales como Black Friday, Navidad o rebajas, manteniendo su potencial (suponen cerca del 30% de la actividad anual de este sector), se empiezan a diluir a lo largo del calendario.

El comercio electrónico es intenso durante todo el año e incluso al mismo se han incorporado con fuerza la distribución de todo tipo de alimentos frescos -un campo hasta ahora limitado por las exigencias de la cadena de conservación-, lo que abre un amplísimo abanico de operadores como los restaurantes, las empresas cárnicas, los supermercados y otro tipo de comercio minorista más especializado, entre otros.

Una de las principales empresas de paquetería de la provincia ha movido este final de noviembre en torno a las 4.000 expediciones diarias, entre las de entrada y las de salida, una cifra similar a la del año pasado que, recordemos, fue excepcional por los confinamientos y los cierres en la hostelería y también en las galerías comerciales.

El Black Friday, el viernes final de mes plagado de ofertas comerciales, ha sido «similar» al de 2020, entre otras cosas, porque esta cita venía condicionada por los problemas de suministros y logística que afectan a la práctica totalidad de los sectores económicos, lo que ha reducido el volumen y la intensidad de la campañas de marketing de las empresas.

«El gran aglutinador de pedidos es Amazon pero estamos viendo que el resto del comercio les intenta hacer la competencia y restarles ventas anticipando las rebajas en el calendario», explican desde el sector.

Los últimos días ha sido evidente el tráfico de furgonetas por la ciudad -cada vez más habituales sin rotular y de empresas de alquiler- y la imposibilidad de reservar espacios en las taquillas inteligentes que van proliferando en los puntos de conveniencia de recogida de paquetes que están proliferando en diversos puntos de la ciudad.  

La campaña de Navidad tendrá los mismos condicionantes del cuello de botella en los suministros y las incertidumbres añadidas por los paros anunciados en el transporte los días antes de Nochebuena, entre el 20 y 22 de diciembre. «Esperamos incrementos en los tráficos de entre un 7% y un 10% para los próximos días, ligeramente por encima del año pasado que fue excepcional». 

 

(Más información en la edición impresa de hoy de Diario de Burgos)