Las matemáticas, divertidas y con sentido

I.P. / Vilalbilla de Burgos
-

El colegio Gloria Fuertes pone en marcha, entre los alumnos de segundo ciclo de Primaria, el nuevo método de enseñanza 'Algoritmos abn', con gran rendimiento entre los escolares

Los alumnos de tercero y cuarto de Primaria están encantados con sus ‘mates’. - Foto: Patricia

Si usted lector se fija en el problema que está resolviendo la alumna de la foto superior, se preguntará qué manera más curiosa tiene de hacer las operaciones para dar con la solución. Y tiene razón, nada que ver con las cuentas que usted haría en la pizarra o sus hijos si éstos estudian las matemáticas con el método tradicional.
Pero no es el caso, porque esta niña y el resto de los escolares que aparecen en las fotos son críos de segundo ciclo de Primaria, concretamente de tercero y cuarto,  que este año están aprendiendo matemáticas con el método de enseñanza Algoritmos abn, creado por Jaime Martínez Montero, maestro y doctor en Filosofía y Ciencias de la Educación, e inspector de Educación recientemente jubilado. Martínez, que por cierto, estuvo hace unas semanas en el colegio de Villalbilla, pretendía con este método conseguir que las operaciones tengan sentido, que el aprendizaje dejase de ser memorístico y vacío de significado para los alumnos y que éstos sean capaces de comprender lo que hacen y se diviertan con las matemáticas, alejando ese tópico que arrastran de incomprensibles, aburridas y difíciles. Los alumnos abordan las sumas, restas, multiplicaciones y divisiones de una manera diferente al sistema tradicional, partiendo de que se trabaja con los números completos y no con cifras descontextualizadas.
La idea de introducir esta forma de enseñanza en el colegio Gloria Fuertes ha sido de la profesora Judit González que conoció los algoritmos tras inscribirse en dos cursos sobre matemáticas manipulativas online. Se quedó tan impresionada con las operaciones que comenzó a investigar por la red y descubrir las capacidades que alcanzaban los escolares que trabajaban este tipo de algoritmos, de tal manera que se volcó en ponerse al día y en convencer al equipo directivo para poner en marcha el método en el colegio. Comenzó con los alumnos de tercero y cuarto de Primaria en noviembre y ya está iniciando también la experiencia con los escolares del primer ciclo y los de Infantil porque la idea es empezar el próximo curso desde los más pequeños y crear un grupo de formación.
Judit González está muy satisfecha de los resultados que está consiguiendo, lo mismo que los alumnos y los padres, que aunque algunos al principio eran recelosos, ahora, están satisfechos y sorprendidos de la habilidad con la que los niños suman, restan, multiplican y dividen. Al ser un método abierto, cada niño busca la solución de manera distinta, pero siempre partiendo de la lógica y el razonamiento. Así, Judit explica algunas de las novedades de los algoritmos, como el trabajo con números completos; la importancia  de comprender la unidad, centena, decena...; desaparecen las llevadas; no existe dicotomía entre el cálculo escrito y el mental porque se realiza de la misma manera; se opera de izquierda a derecha; es un cálculo abierto, sin rigidez en las operaciones (cada alumnos decide como hacerlas) porque no hay una única manera de llegar al resultado, sino que admite varios caminos  para llegar a él. Para entender de forma más práctica esto, hay que decir que los alumnos no solo trabajan las tablas hasta el 10, sino que las amplían hasta, por ejemplo, el 4 por 200  ó por 3.000,  de tal manera que  adquieren gran agilidad mental y les ayuda a pensar en operaciones globales. Con este método, desaparecen los problemas de los ceros en el cociente y otras dificultades como los decimales en productos y divisiones. Para Judit, este método no solo es importante para la compresión matemáticas, sino para el resto de asignaturas porque les ayuda a pensar, estructurar y racionalizar. Los niños que, además, tienen facilidad para las mates, con los algoritmos adquieren unas capacidades increíbles, y a los que les cuesta, consiguen salvar los obstáculos porque ven paso a paso lo que tienen que hacer.