scorecardresearch

Servicios estatales, en riesgo por jubilaciones sin relevo

L.M.
-

El retiro de 600 empleados de la Administración central en la provincia de Burgos entre 2019 y 2023, la mitad de los actuales, desafía la atención a los ciudadanos

En el centro penitenciario de Burgos se pueden jubilar entre 2019 y 2023 un centenar de los 223 trabajadores que se contabilizaban en el último censo. - Foto: Patricia González

En el último censo que elaboró CSIF con motivo de la celebración de las elecciones sindicales de 2019, el número de funcionarios de la AdministraciónGeneral del Estado (AGE) en la provincia de Burgos era de 924.A esa cifra se han de sumar los 362 que corresponden al personal laboral, lo que deja un total de 1.286 empleados públicos. Pues bien, cuando haya que rehacer esas listas de cara a los comicios de 2023, el panorama será dantesco de producirse todas las jubilaciones que hay proyectadas, la mitad de las plazas actuales.

El grueso de la plantilla estatal en la provincia -y por ende en el grueso del territorio nacional- está formada por trabajadores de la generación del baby boom (1955-1963). Entre los funcionarios tienen marcado en el calendario el periodo entre 2019 y 2023 para poder concluir a lo largo del mismo su vida laboral hasta 492 individuos, es decir, uno de cada dos, mientras que si tomamos como referencia los laborales la proporción roza el tercio de las salidas.

(Más información, en la edición de papel de hoy de Diario de Burgos)