Condenado por abandonar a 6 galgos sin agua ni comida a 30º

P.C.P.
-

La denuncia partió de la protectora Proanbur, que constató el estado de los animales en una casa deshabitada del paseo de Pisones en junio de 2017 y dio aviso a la Policía Local

El Juzgado de Instrucción número 2 de Burgos ha condenado a un cazador a pagar una multa de 540 euros y a 3 meses de inhabilitación para la tenencia de animales por un delito leve (antiguas faltas) de abandono. Según la sentencia, el sujeto dejó a seis galgos sin agua ni comida y con temperaturas de unos 30 grados en una casa deshabitada del tramo final del paseo de los Pisones, «corriendo peligro su vida de haber seguido en tales condiciones», remarca.
La denuncia partió de la asociación protectora Proanbur, que también ha ejercido la acusación en la causa penal. En junio de 2017, tras tener conocimiento a través de las redes sociales del caso, dos voluntarios acudieron al lugar y, según declararon en la vista oral, observaron a 6 galgos, algunos «al sol, sin agua, a unos 35 grados, sin comida y llenos de pulgas» en una zona que parecía un vertedero. Tras constatar la situación, dieron aviso a la Policía Local, que también recibió información del Seprona de la GuardiaCivil. El 20 de junio se personó un subinspector y una patrulla para realizar una inspección y en su informe explicaron que el «recinto presentaba un deplorable estado», similar a «un estercolero con un fuerte olor», además de escuchar los aullidos de los canes.Comprobaron, asimismo, que de los 6 perros dos estaban atados y solo uno de ellos tenían microchip, a través del que se identificó al denunciado como su propietario.
El acusado sostuvo en el juicio que solo eran suyos los canes que estaban sueltos dentro del vallado, pues como cazador no tenía otro sitio donde dejarles, y que «iba todos los días, los sacaba a dar paseos y les llevaba comida y agua». Además, presentó un certificado veterinario oficial «que no acreditada nada, ya que no consta en el mismo el número de chip ni raza de los perros a los que se refiere», apostilla la sentencia.
Interior del habitáculo en el que estaban varios animales, lleno de cristales, excrementos y basura.Interior del habitáculo en el que estaban varios animales, lleno de cristales, excrementos y basura. - Foto: @PROANBURConsidera la magistrada que la conducta del denunciado «ha puesto en peligro la vida o la integridad de los galgos» al dejarlos en unas «circunstancias extremas», de las que «era necesariamente conocedor», puesto que el habitáculo «estaba lleno de excrementos, pulgas, cristales, escombros y basura» y los perros sueltos «tenían garrapatas y pulgas» y los dos atados con cadenas tenían heridas.
Los animales fueron trasladados a la perrera municipal y gracias al trabajo de Proanbur y a la colaboración de la asociación especializa Purogalgo consiguieron encontrar familias de adopción para cuatro de ellos, dos en Alicante y otros dos en Valencia.


El exterior de la vivienda, en el tramo final del paseo de Pisones.
El exterior de la vivienda, en el tramo final del paseo de Pisones. - Foto: @PROANBUR