Burgos con Bici pide que los partidos se unan contra el casco obligatorio

R.T. / H.J. / Burgos
-

Reclama a los grupos municipales una moción conjunta en el próximo Pleno que refuerce la oposición de los colectivos ciclistas contra lo que plantea el nuevo Reglamento de Circulación

Una mujer circula con su bicicleta y sin casco de protección por la acera de la calle San Lesmes. - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

El colectivo Burgos Con Bici reclama a todos los partidos políticos con representación en el Pleno municipal que dejen a un lado sus habituales discrepancias y se unan en contra de la obligación de uso del caso para ciclistas urbanos que pretende la Dirección General de Tráfico.
La DGT dio a conocer hace unos días el esperado borrador del nuevo Reglamento de la Circulación, que entre otras cuestiones debía regular el uso de la bici en la ciudad como tendencia imparable en buena parte de España, y su publicación se ha topado con la oposición de las coordinadoras que aglutinan a los usuarios. Incluso la Red de Ciudades por la Bicicleta, de la que forma parte Burgos, ha presentado alegaciones ante el Ministerio del Interior. Pero Burgos Con Bici quiere que el Ayuntamiento de la capital se implique todavía más mediante un posicionamiento político sin distinción de color.
Con Bici remitió hace unos días a los grupos municipales la sugerencia de una moción conjunta en el próximo Pleno (sería ya en el de abril) en la línea de lo que ya han logrado los colectivos ciclistas en Murcia o Zaragoza. El asunto fue tratado anoche en una reunión del colectivo, y a buen seguro que pasará hoy por la mesa del Consejo del Servicio de Accesibilidad, Movilidad y Transporte del Ayuntamiento de Burgos que se reúne esta mañana.
Los ciclistas cuentan de antemano con el apoyo de algún grupo (el PSOE, por ejemplo, ya les ha expresado su voto favorable) y confían en que el Partido Popular no se oponga a su reclamación si quiere ser coherente con las alegaciones presentadas como Ayuntamiento dentro de la Red de Ciudades por la Bicicleta.
Aunque la DGT defiende la obligatoriedad del casco como una medida de seguridad similar a la que en su día afectó a los motoristas, y así lo reiteró ayer el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, los usuarios sostienen que su imposición dentro del casco urbano desincentivaría el uso de las dos ruedas, acabando así con la progresión alcanzada en los últimos años. Además, recuerdan que ningún otro país europeo exige llevar casco (tampoco los nórdicos, donde el ciclismo urbano es masivo), que en algunos países donde en su día se puso en marcha las autoridades tuvieron que dar marcha atrás y que no existe una estadística de siniestralidad que justifique esa obligatoriedad.

Circular por la derecha

Además del uso del caso, otro artículo especialmente polémico del borrador es el que establece que los ciclistas deberán circular siempre por la derecha de la calzada y no por el centro del carril. La coordinadora Con Bici, que está llevando diversas acciones de concienciación e información nivel nacional y que en Burgos está estudiando incluso medidas de protesta en la calle, denuncia que los usuarios de las dos ruedas pasan a ser considerados como un obstáculo en la vía frente al que hay que favorecer el paso de los vehículos más veloces. Esto implica un riesgo para la seguridad de los ciclistas, sobre todo de los menos experimentados, y por tanto una medida más que en lugar de fomentar la bici la desincentiva.