La Diócesis plantea salvar la portada de Carrias

S.F.L.
-

Hispania Nostra incluye la iglesia y la ermita de Carrias en la Lista Roja de Patrimonio, a la que pertenecen ya seis monumentos burebanos

La Diócesis plantea salvar la portada de Carrias

La Diócesis plantea preservar la portada renacentista del siglo XVI de la iglesia de San Saturnino de Carrias y ubicarla en la capilla nueva. El conjunto monumental, formado por dicho templo y por la ermita de Nuestra Señora del Campo, se ha incluido dentro de la Lista Roja del Patrimonio de la Asociación Hispania Nostra, por el deterioro que presenta.
Con estos son ya seis los monumentos de La Bureba los que forman parte de este catálogo. La Real Fábrica de Artillería de la Cavada entró en el listado en 2014, la iglesia de San Miguel de Tamayo en verano de 2018 y este año el monasterio de Santa María la Real de Vileña, uno de los claustros del convento de Santa Clara de Briviesca y ahora los inmuebles de Carrias. 
Todos ellos presentan un estado ruinoso y un deterioro progresivo. Si no se actúa con rapidez en su consolidación, corren el riesgo de desplomarse y perderse para siempre. Según el delegado diocesano de Patrimonio, Juan Álvarez Quevedo, ambos inmuebles de la localidad presentan unos daños «muy notable» desde hace aproximadamente 35 años. Se tomó la decisión de construir una capilla pequeña nueva para que los fieles pudieran seguir acudiendo a la eucaristía sin correr peligro.
La Diócesis plantea salvar la portada de Carrias La Diócesis plantea salvar la portada de Carrias Los dos edificios religiosos pertenecen a la Diócesis, y pese a que los propietarios deben de encargarse de las obras, el alcalde de la localidad, Emilio Vadillo, propuso que el Ayuntamiento se haría cargo de transportar la portada de la iglesia de San Saturnino a la nueva. Según el regidor, el Arzobispado le «denegó dos veces» el permiso y le indicó que debía «construir un tejado» para proteger la pieza mejor conservada del templo, a lo que Vadillo se negó. Hoy en día, Quevedo considera que el «cambio de ubicación» resulta la mejor opción ya que se trata de la «única porción» que se puede salvar. 
De la ermita, una construcción de los siglos XI y XII, quedan muy pocos restos originales, tan solo del pórtico y algunos canecillos en el ábside. Además, hace unos años hubo un incendio que afectó el techo y las paredes. Junto a este oratorio se encuentra el cementerio. 
La iglesia de San Saturnino es de estilo románico, pero reforzada en el siglo XVI, solo conserva bajo techo la parte derecha del crucero, el coro y un pasillo de la nave central. Lo demás, incluida la cubierta, se ha venido abajo. Las grietas se han hecho con la torre del campanario, que amenaza con caer de un momento a otro.