Festivales de verano con butaca

A.S.R.
-

Burgos International Music Festival, Conciertos Jacobeos y Plazas Sinfónicas se despliegan en el calendario como tres propuestas ideales para el público que huye de masas y de baile

Los conciertos jacobeos empiezan hoy en el Hospital del Rey. - Foto: Valdivielso

Festival de verano es sinónimo de grandes escenarios, muchedumbre, público enloquecido y baile sin freno, pero haberlos haylos en pequeños espacios, para deleitarse con las melodías más que para bailarlas y disfrutar de una mágica tranquilidad. El patio de butacas se extiende en la capital burgalesa con tres programas, al aire libre y de interior: Burgos International Music Festival (BIMF), Conciertos Jacobeos y Plazas Sinfónicas. 

La cantera mundial de la clásica 
Un mes de julio más, y ya van 14, notas de violines, chelos, pianos o violas volarán desde las ventanas del Convento de las Bernardas y bailarán por las calles aledañas. Sonarán frescas, torpes, divertidas o esforzadas. Detrás de ellas están los alumnos llegados de distintas partes del mundo siguiendo a sus maestros en la suerte de campamento de verano que es el Burgos International Music Festival (BIMF), que empieza hoy y se alarga hasta el jueves 18. Esta parte académica se completa con una lúdica que se abre a la sociedad cincelada con 13 conciertos, unos interpretados por estos músicos que conforman la cantera mundial de la clásica y otros por sus profesores con la Capilla de las Bernardas, el Teatro Principal y la Catedral como escenarios.


Y, para no perder las costumbres, el pianista norteamericano Adam Kent dará el pistoletazo de salida hoy con el programa Folías de España. Los estudiantes se enfrentarán al público mañana, el jueves, el sábado, el domingo, el lunes y el jueves 18, que será la actuación de clausura. Mientras que los maestros saldrán a las tablas el sábado y el miércoles 17, este último los llevará al Teatro Principal.


El encuentro más especial será una vez más el que se celebre en el claustro de la Seo a cargo de la Orquesta de Cámara del BIMF, el martes 16. 

Coronadas en el Hospital del Rey
Si las nubes no se cabrean y el termómetro se porta, aunque haya que llevar la chaqueta al brazo, entre las citas imperdibles del verano burgalés están los Conciertos Jacobeos. El patio de Romeros del Hospital del Rey se convierte en un mullido lugar donde dejarse seducir por la música en directo sentado en una silla y con posibilidad de levantarse y bailar. Lo que pida el cuerpo.


El Hospital del Rey se corona este año en femenino con tres propuestas protagonizadas por mujeres: Fémina (hoy), La Loba (martes 16) y Fado Violado (martes 23). Empezarán a las 20.15 horas y la entrada es libre.
Ritmos latinoamericanos, folclóricos, soul, funk y reggae se agitan en la coctelera de Fémina, un trío de tres mujeres de origen argentino, con dos discos en la cartera, que brindan un espectáculo músico-teatral, en el que utilizan como instrumentos voz, guitarra, percusión, flauta travesera y el ronroco, un charango grande.


El testigo lo tomará un viejo conocido del público burgalés. La Loba, formada por los músicos argentinos Javier Zarember y Guadalupe Álvarez, desgranarán las canciones de su primer álbum, El disco hermoso, en la línea folk/bluegrass.
La fusión de fado y flamenco cierra la terna. Fado Violado, pareja nacida en Sevilla, trasladará al espectador a un viaje por la península ibérica. 

Una orquesta bajo el firmamento 
La magia de ver a una gran orquesta tocar en la calle se une a la de hacerlo a la luz de la luna en el ciclo Plazas Sinfónicas, que vive su cuarta temporada. San Juan, si las obras que se están llevando a cabo en el monasterio no lo impide, volverá a ser el marco de esta convocatoria con la que la Sinfónica de Castilla y León (Oscyl) se acerca a todas las capitales de la Comunidad. A orillas del Vena sonará el viernes 19 de julio (21.30 horas, entrada libre) bajo la batuta del malagueño Arturo Díez Boscovich.


El repertorio se ajusta al espíritu que mueve esta iniciativa, que pretende acercar la música académica a todos los públicos y a todas las provincias. En la partitura afloran la obertura Nabucco, de Verdi; la Sinfonía número 39, de Mozart; La Italiana en Argel, de Rossini; la Sinfonía número 3 en Fa Mayor, de Brahms; Guillermo Tell, de Rossini; Goyescas, de Granados; la Marcha Fúnebre para una marioneta, de Gounod; y la Rapsodia Húngara número 2, de Liszt.


Esta propuesta se completa con el programa Música en el Camino, que llevará a un cuarteto femenino de cuerdas de la Oscyl por localidades apostadas a orillas de la ruta jacobea. Irene Ferrer, Tania Armesto (violín), Montse Aldomá (violonchelo) y Paula Santos (viola) pararán en las burgalesas San Juan de Ortega (22 de julio) y Castrojeriz (23 de julio).