scorecardresearch

El delta lávico ocupa una superficie de casi 41 hectáreas

EFE
-

La lava ha llegado al mar por un tercer punto, por encima de la fajana que formó la erupción del volcán San Juan en 1949. La emisión de dióxido de azufre está entre 12.000 y 15.000 toneladas diarias y continúa con la tendencia descendente

Imagen tomada desde un dron de varias casas prácticamente sepultadas por la lava, ahora convertida en roca volcánica, por la erupción del volcán Cumbre Vieja - Foto: Jesús Diges

La lava del volcán de La Palma ha seguido avanzando sobre el mar, sobre todo por la colada situada al sur, que ya ha alcanzado el agua, de modo que el delta lávico generado por la erupción ocupa una superficie de 40,9 hectáreas desde la orilla, según cálculos del Instituto Geológico y Minero de España (IGME).

Por su parte, el vulcanólogo del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) Vicente Soler, ha informado de que la lava ha llegado al mar por un tercer punto, por encima de la fajana que formó la erupción del San Juan (1949). El flujo proviene del derrame que discurría por la fajana de 1949 en la zona más al norte, casi pegada al delta lávico que ha sepultado la playa de los Guirres. 

El Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan) ha publicado un vídeo en el que se observa que las dos fajanas se han unido.

 

 

El director técnico del Plan Especial de Protección Civil y Atención de Emergencias por Riesgo Volcánico de Canarias (Pevolca) Miguel Ángel Morcuende, ha explicado que la mayor energía de la lava se concentra en las coladas 4 y 7, por la zona central de la zona afectada.

La portavoz científica del Pevolca, María José Blanco, ha informado de que el dióxido de azufre (SO2) está entre 12.000 y 15.000 toneladas diarias, superior a los valores registrados el domingo, pero dentro de la tendencia descendente desde los máximos de 50.000 toneladas diarias del 23 de septiembre pasado.

La calidad del aire ha empeorado desde la noche en las estaciones de Puntagorda y Los Llanos de Aridane en cuanto a dióxido de azufre, en esta última localidad también en partículas inferiores a diez micras, con índices desfavorables, mientras que en el resto de estaciones de la isla está en niveles buenos.

El Gobierno regional ha pedido que se extreme la precaución debido a que la acumulación de ceniza y la lluvia podrían provocar el desplome de invernaderos en las zonas de La Bombilla, Puerto Naos, Charco Verde y El Remo.

La sismicidad a niveles intermedios es ligeramente descendente y no hay cambios en la sismicidad profunda ni en número ni en energía de los terremotos.

En las últimas horas, el seísmo de mayor magnitud ha sido de 4,4, registrado a las 03:53 horas a 38 kilómetros de profundidad, que ha sido sentido con intensidad III.

El tremor se mantiene en niveles bajos y la columna de gases alcanza los 3.100 metros de altura.

La superficie total que ocupa la lava está en 1.019,79 hectáreas, con 2.731 edificaciones afectadas y, según datos del catastro, 2.460 destruidas.

Continúan albergadas en hoteles 479 personas y 43 dependientes están alojados en centros sociosanitarios.

 

La autopsia al fallecido no permite concluir la causa del deceso

La autopsia preliminar realizada al cadáver del hombre que falleció mientras recogía ceniza en la zona de exclusión en La Palma no permite emitir un diagnóstico certero sobre la causa de la muerte, según ha comunicado este lunes el Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC).

Por ello será necesario esperar a las analíticas, qué tardarán varios días, según ha informado al TSJC el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Los Llanos de Aridane.

El fallecido es un hombre de 72 años que había accedido a limpiar ceniza volcánica con un equipo de vecinos autorizados para esta labor, bajo la dirección del Ayuntamiento de El Paso y según el protocolo establecido por el Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias (Pevolca)

El cadáver fue hallado el pasado sábado en la zona de exclusión, en el núcleo vecinal de El Corazoncillo del municipio de El Paso.

El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, que asistió el sábado a la reunión del comité directivo del Pevolca, subrayó posteriormente en un comunicado la importancia de cumplir las medidas de seguridad establecidas por la dirección del Plan y apeló a la responsabilidad individual para evitar accidentes cuando se permita el acceso de los ciudadanos a las zonas de exclusión para la realización de diferentes tareas.

El comité director del Pevolca insistió asimismo en la obligatoriedad del cumplimiento de las normas establecidas para la limpieza de las viviendas, esto es, que los ciudadanos solo deben acceder a las zonas de exclusión dentro del protocolo establecido bajo el control exhaustivo de los ayuntamientos y del operativo de seguridad del Plan.

Además solo deben limpiar exclusivamente las cenizas de aquellas azoteas que sean transitables, usar siempre las medidas de autoprotección adecuadas y no actuar solos.

El comité director del Pevolca había advertido con anterioridad de la precipitación de varias personas desde cubiertas realizando tareas de limpieza de cenizas, por lo que ha reiterado continuamente en sus reuniones y en sus comunicados la importancia de cumplir las medidas de seguridad hasta que se declare el fin de la emergencia.