Aranda desatiende un aviso diario por animales callejeros

Adrián del Campo
-

El servicio de recogida lleva sin prestarse desde agosto. La protectora advierte que no puede asumir la labor y que la carga ha aumentado. Los vecinos denuncian que es una obligación municipal y exigen al Ayuntamiento que la acate

Presencia de varios perros en la calle denunciada en redes sociales de Aranda.

El Ayuntamiento de Aranda de Duero está dejando de atender una llamada diaria por presencia de animales callejeros. Es lo que se traduce de los datos aportados por Huellaranda, principal protectora de la ciudad. Desde octubre, la asociación recibe llamadas todos los días, principalmente debido a la alta colonia de gatos silvestres que hay en las calles. El número de avisos se mantiene prácticamente constante desde que, el pasado 1 de agosto, el Consistorio dejara de prestar el servicio de recogida de animales al expirar el convenio existente. Desde esa fecha, Huellaranda ha notado un incremento en el número de telefonazos. En los primeros meses era de uno cada dos días y las veces en las que la protectora ha tenido que gestionar la recogida de un perro desde entonces se aproximan a las 30.

En Huellaranda insisten en que ellos no quieren entrar en ningún enfrentamiento con el Ayuntamiento y que por lo tanto no les exigen nada, solo quieren que en la ciudad exista el mayor número de servicios posibles. Y es que desde que expirara el convenio de recogida de animales, que ellos nunca han asumido ni se plantean optar a hacerlo, la presión sobre ellos no ha parado de crecer. Prácticamente se han quedado solos a la hora de atender a perros sueltos. "Antes Huellaranda decía, llamad a la Policía Local, que son los que tienen que ir a pasar el lector de chip, o al perrero, que tiene que ir a recoger al animal, ahora directamente la Policía dice, llamad a Huellaranda, y los avisos son muchos más, pero el servicio es el mismo, porque no tenemos ni tantas casas de acogida ni medios", apuntan desde la directiva de la protectora. 

Los vecinos que colaboran con la atención a los animales callejeros son más contundentes y exigen que el Ayuntamiento vuelva a prestar el servicio de recogida cuanto antes. "Cuando algún ciudadano incumple la ley se actúa y creo que al Ayuntamiento también se le debería tirar de las orejas porque está incumpliendo algo que es su deber. Es su obligación, insisto, si todos tenemos que cumplir la ley, ellos deberían predicar con el ejemplo", denuncia una vecina. Otra ciudadana refuerza estas palabras: "Que no haya recogida en Aranda es ilegal, porque por ley, por número de habitantes, están obligados a prestar este servicio. Llevan meses pasándose la ley por donde quieren".

En Huellaranda declaran que ellos siempre que pueden preguntan a la Concejalía de Medio Ambiente cuándo se va a retomar la recogida de animales y afirman que la respuesta es que lo tienen presente, que están trabajando en ello y "todo se queda en el aire". La preocupación de la protectora porque se retome el servicio no es por un interés a asumirlo. Insisten en que sus valores son incompatibles con los servicios de perrera, pero explican que esa labor municipal les daba un mes de margen para poder actuar. Antes, los perros abandonados eran recogidos por el Ayuntamiento y ese hecho les permitía trabajar con tiempo para buscar una salida al perro. Ahora, o el perro se queda en la calle o lo atienden ellos. En este sentido recuerdan que son una protectora pequeña que ya cuida a animales en casas de acogidas y tiene a ocho en residencias, lo que se traduce en unos gastos derivados de atenciones veterinarias difíciles de asumir. "Cuando Huellaranda no tenga el dinero suficiente dejará de hacer el servicio de recogida en Aranda", sentencian.