scorecardresearch

Miranda eliminará toda la zona azul en septiembre de 2022

R.C.G.
-

El equipo de gobierno cree que el servicio ya ha cumplido los objetivos por los que se puso en marcha hace 16 años. Una de las alternativas que se baraja a futuro es habilitar nuevos parkings públicos

Las tarifas de la zona azul mirandesa son las más caras de la provincia. - Foto: R.C.G.

Miranda eliminará la zona azul de toda la ciudad a partir de septiembre de 2022. El equipo de gobierno acaba de prorrogar por un año el contrato con la empresa que gestiona el servicio, pero será la última vez, ya que a pesar de que podría extender la adjudicación otro ejercicio más, ha anunciado su intención de suprimir el estacionamiento regulado. 

«Apostaremos por otro modelo de ciudad», asegura para justificar una decisión «política» el concejal de Seguridad Ciudadana, quien considera que la zona azul ya ha cumplido el objetivo que impulsó su puesta en marcha por lo que ahora es el turno de aplicar otras alternativas a pagar por aparcar. Así, la supresión de la ORA se acompañará de otras medidas complementarias para no colapsar el tráfico, como habilitar parking públicos, similares al solar que ocupan las barracas, y que tras su asfaltado, el resto del año sirve para dejar los coches. «Estamos estudiando que parcelas municipales son las mejores y las zonas con más demanda», reconoce la alcaldesa. 

Aunque a partir de septiembre del próximo año no será necesario pagar por el aparcamiento, Pablo Gómez aclara que la supresión de la zona azul llevará un periodo de transición en cuanto a las marcas viales. Es decir, que las líneas azules no habrán desaparecido por completo para esa fecha, aunque dejarán de tener efecto hasta que sean pintadas de blanco. 

El edil asume que «habrá opiniones para todos los gustos» pero cree que Miranda está ahora mismo preparada para prescindir de dicho servicio. Eso sí, deja la puerta a volver a implantarlo si superado un periodo de prueba de uno o dos años, el resultado no es el esperado. «Veremos como responde la gente, porque si en un tiempo prudencial observamos que se generan problemas graves de circulación, nos plantearíamos volver a elaborar pliegos para la zona azul. Sin embargo, creemos que no será necesario», remarca. 

El estacionamiento regulado entró en vigor a finales de 2005 como solución a los problemas de tráfico existentes en aquel momento en la ciudad. Lo hizo en doce calles, aunque con los años ha sumado más tramos al mapa inicial hasta comprender prácticamente todo el centro comercial de Miranda. En total hay 858 plazas (ahora mismo 63 de las mismas están anuladas temporalmente por las terrazas de los bares) siendo dos horas el tiempo máximo de uso, lo que favorece la rotación de vehículos y la disponibilidad. 

Las principales críticas al servicio han apuntado siempre a las tarifas. Y es que a pesar de la rebaja aplicada en el último contrato, los mirandeses pagan un 30% más que el resto de burgaleses.  En un plazo de dos horas la diferencia con la capital es de 50 céntimos, cifra que es aún mayor si se compara con Aranda. Además, el servicio supone un coste para las arcas municipales ya que el Ayuntamiento compensa a la adjudicataria por un importe anual que supera los 200.000 euros.