Sin quejas en las escuelas por los talleres que polemiza Vox

Adrián del Campo
-

Diferentes centros docentes de Aranda afirman que nunca han tenido problemas por charlas que van desde la sexualidad al reciclaje y critican la desconfianza que esconde el pin parental

Taller sobre reciclaje impartido en el colegio Dominicas de Aranda de Duero. - Foto: A. del Campo

"Ninguna queja". "Nunca hemos tenido ningún problema". "Al contrario, los padres nos felicitan porque su hijo haya ido a casa hablando de tal tema". Estas son algunas de las respuestas que dan los centros educativos de Aranda cuando se les pregunta sobre si alguna familia ha protestado por alguno de los talleres que regularía el pin parental propuesto por Vox. La contestación es general en los institutos y colegios consultados, tanto públicos como concertados, y todos niegan que haya una polémica o un malestar de los padres por unas charlas que "se llevan dando años" y por las que "nunca han recibido una queja".

La temática de los talleres discutidos por Vox, y también por un sector del PP abanderado por su líder, Pablo Casado, es muy variada en los centros educativos de Aranda, aunque similar entre los diferentes colegios e institutos, que al final acaban recibiendo muchas veces los mismos ponentes. Las charlas van desde seguridad en internet, primeros auxilios, violencia de género, prevención del sida, relaciones personales, bullying, reciclaje, consumo responsable, salidas laborales... Y las imparten diferentes ponentes: policías, abogados, voluntarios de Cruz Roja...

En el instituto Sandoval y Rojas puntualizan que estos talleres "no son currículo, pero sí son contenidos complementarios que vienen en la ley general", la LOMCE aprobada por el PP de Rajoy. También aclaran que "no se quita una clase para hacer una charla, se hacen en horarios que no afecten a las materias". En el mismo centro, y como corroboran en otros como Dominicas o el Claret, explican que los talleres a desarrollar se aprueban en consejo escolar, donde están representados también los padres y los alumnos. Quizá por eso en el Vela Zanetti afirman que este debate es "algo nuevo" y que "no tiene sentido en Castilla y León según están funcionando las cosas". Aquí hay que recordar que la Junta se ha mostrado contraria a implantar el pin parental, pero también es cierto que las directrices nacionales han influido más de una vez en la Comunidad.

La regulación propuesta por Vox consiste en que los padres tengan que firmar una autorización para que sus hijos asistan a las charlas y en caso de no firmarlo, estos no podrán acudir. Algunos de los centros educativos de Aranda rechazan posicionarse sobre el pin parental, pero otros sí entran a debatir. En Dominicas, su directora es tajante: "La medida me parece una falta de confianza en los centros. Es una completa barbaridad porque está haciendo dudar a los padres". La docente también defiende el contenido de los talleres: "Son temas que nos parecen muy importantes para contribuir a la educación de los chavales y no se meten en cosas contrarias al carácter propio". Desde el colegio Claret declaran que "el pin parental no es necesario" porque los padres ya conocen el "ideario del centro" y sentencian: "Es cargarte la confianza en el centro que has elegido". En el instituto El Empecinado son menos críticos, ven la medida como "una autorización más" y no les "parece descabellada". "No es más que una polémica estéril e interesada, una cortina de humo político que vete a saber a quién beneficia", cuestionan desde la Jefatura de Estudios.