La lista de espera de Dermatología no deja de crecer

Ó. Casado
-

El número de pacientes se ha incrementado hasta los 1.798 aunque los casos más urgentes se están derivando a una clínica privada de Vitoria

El Santiago Apóstol necesita cubrir dos plazas de dermatólogo que ahora están vacantes. - Foto: R.C.G.

La situación del servicio de Dermatología del Hospital Santiago Apóstol se mantiene como el principal problema que se tiene que afrontar desde la gerencia. Para encontrar una solución, la Consejería aprobó externalizar temporalmente la atención, para aligerar la lista de espera que se soportaba. Aún así, lo datos demuestran que esta medida sirve para atender los casos más urgentes, pero la lista de espera continua en aumento. El Procurador del Común reveló que a 30 de septiembre la cifra de personas que aguardaban para ser atendidos en esta especialidad era de 1.638 personas, pero en estos momentos este número llega a los 1.798 pacientes.
El aumento en 160 casos se explica por parte del gerente del centro hospitalario, Arsenio Vesga, como una consecuencia de la entrada de nuevos casos, tanto desde Atención Primaria como de otros departamentos del Santiago Apóstol. «Esto se produce porque no tenemos dermatólogos y a pesar de que estamos enviando a la Clínica Quirón de Vitoria la lista aumenta», asume el responsable, que reconoce que la situación irá a más mientras no se encuentren profesionales para ocupar las dos plazas vacantes en Dermatología.
Por el momento el mecanismo que se sigue es el de detectar los casos con más peligro y derivarlos a Vitoria ya que «nosotros no podemos mandar a todos los pacientes, primero porque no tenemos capacidad y ellos tampoco tienen la capacidad de atenderlos», confiesa Vesga, que añade que el centro privado «no puede absorber la demanda que hay». Con esto, se ensalza que la externalización es «un parche» y en ningún caso «se ha querido privatizar nada», sostiene Vesga.
Aún así, como ya se ha explicado en otras ocasiones, el contrato suscrito con el centro Quirónsalud de Vitoria sirve para atender con la mayor brevedad posible aquellos casos en los que sí que puede haber un riesgo para la salud de las personas que esperan. «Algo tenemos que hacer con los pacientes», afirma Vesga, que sigue defendiendo que esta es la única solución que se ha encontrado para que se puedan comprobar los casos más urgentes por un especialista «porque no puedo permitirme el lujo de que se nos escape un caso grave», ensalza.
En este sentido, se aclara que el número de personas que ya se han atendido en Vitoria no se tiene, aunque lo que sí que dice es que con ellos se hace una especie de «control de calidad» para valorar la atención en el centro privado. Vesga valora de forma positiva las respuestas puesto que «la gente está contenta porque se les ha tratado muy bien, se le ha resuelto el problema o por lo menos está en camino en resolución y eso es lo que me importa».
Al margen de esta realidad,Vesga reitera una vez más que el objetivo de la Consejería y  de la propia gerencia del centro es encontrar profesionales. Más allá de este deseo, la alcaldesa en su reunión con la responsable regional de Sanidad, Verónica Casado, solicitó que se estudiara la creación de un acuerdo con el HUBU o incluso con el servicio vasco de salud, para que los pacientes no salieran de la atención pública.
Ante esta petición, la gerencia del hospital comarcal afirma que es algo que ya se ha explorado, aunque en esto también existen complicaciones. En primer lugar Vesga lamenta que el centro de referencia de la provincia, como es el HUBU, también atraviese una situación complicada en este servicio, puesto que en la actualidad cuenta con «una plantilla de siete en la que están trabajando cuatro». Por este motivo no es viable que se pueda ayudar al Santiago Apóstol porque «también tienen problemas», aunque la jefa de servicio de Burgos «nos echa una mano cuando puede».
En el caso de Vitoria, en concreto en el hospital de Txagorritxu, no se tiene una situación mucho mejor. «Tienen pero no les sobra y además también tienen que atender a otros hospitales», recuerda Vesga, que no esconde que el convenio «si se puede hacer que se haga, aunque el gerente de Txagorritxu ya nos dijo que aunque los Gobiernos regionales encontraran un acuerdo  los pacientes de Miranda entrarían en la misma lista de espera que los nuestros», por lo que los casos de mayor urgencia no encontrarían una solución tan rápida a la que se tiene en la actualidad.
Por todo esto, Vesga se muestra partidario de mantener la solución con el hospital Quirónsalud de Vitoria, mientras se trabaja para incorporar los dos dermatólogos previstos para el Santiago Apóstol.