scorecardresearch

Aluvión de críticas a Garzón por su plan para comer menos carne

Agencias
-

Agricultura carga contra la iniciativa de Consumo por «desafortunada» y cierra filas con el trabajo de la industria cárnica. Los ganaderos denuncian los ataques al sector, ya que contaminan mucho menos que la industria o el transporte

Aluvión de críticas a Garzón por su plan para comer menos carne - Foto: EUROPA PRESS/E. Parra. POOL Eu

La propuesta de comer menos carne porque su consumo excesivo perjudica la salud y al medioambiente realizada por el ministro de Consumo, Alberto Garzón, desató ayer un huracán de críticas tanto fuera como dentro del Gobierno, donde le replicó hasta el presidente, Pedro Sánchez.

«A mí, donde me pongan un chuletón al punto, eso es imbatible», señaló el líder socialista desde Lituania, a lo que el ministro de Consumo, que se encontraba en una conexión en directo en televisión, apuntó al respecto que no abandonará «en ningún momento» su línea de trabajo y que tampoco lo hará el Gobierno, a pesar de que es evidente que hay posiciones más que encontradas.

Así lo demostró también el ministro de Agricultura, Luis Planas, muy vehemente en sus opiniones al respecto: «Es una campaña desafortunada», recalcó respecto a Menos carne, más vida. Para Planas, la campaña es «injusta», por señalar al sector cárnico y «errónea», y apuntó que los políticos deben dar soluciones «y no entrar en polémicas que no van a ningún lugar». Consideró que se está creando un «falso problema y una falsa división entre la realidad de la España urbana y rural», cuando ahora es el momento de unir.

Además, en la presentación del Observatorio sobre el sector agroalimentario español en el contexto europeo. Informe 2020 de Cajamar, Planas puso en valor el trabajo del sector para mitigar las emisiones y sostuvo que la ganadería «no se merece» las declaraciones de Garzón, que no considera ajustadas a la «realidad».

En la oposición aprovecharon también la gresca y el líder del PP, Pablo Casado, calificó la propuesta de «estrafalaria». Además, denunció lo que considera un «intervencionismo». Si no saben gestionar, «váyanse a su casa», espetó.

También la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, arremetió contra Garzón por «atacar al sector cárnico» y a los ganaderos «sin ninguna justificación» y recordó que el sector genera más de 100.000 empleos y supone más del 2,3 por ciento del PIB, al igual que hizo el vicepresidente de Castilla y León, Francisco Igea.

«Este hombre cada vez que habla hace daño a sectores muy importantes», reprochó por su parte el presidente cántabro, Miguel Ángel Revilla, quien asegura que en Cantabria se ha comido carne «toda la vida y no nos ha ido mal».

Un capote le echó el líder de ERC, Gabriel Rufián, que apuntó que «vender a uno de los tuyos (en este caso a uno de tus ministros) porque la derecha le monta una campaña en contra suele ser siempre una mala idea», escribió en un comentario publicado en su cuenta personal de Twitter.

Asociaciones de ganaderos, por su parte, entonaron un «basta ya» ante lo que consideran «ataques gratuitos» por parte de  Garzón. «Señor Garzón, estas son las cifras de Emisión de gases de efecto invernadero del Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico: Transporte (27,7 por ciento), Industria (21,4), Generación Eléctrica (10,3), Ganadería (9,1) y Cultivos (4,9). Basta ya de tanto ataque gratuito a un sector que también descontamina», subrayó el presidente de la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (Asaja), Pedro Barato.

También se pronunció en defensa propia el ministro de Consumo, que apuntó que esperaba las críticas, pero alertó de que quienes las hacen están negando la evidencia científica.