Gas Natural proyecta un sondeo en Bricia en busca de gas convencional sin fracking

A.C. / Campino de Bricia
-

La compañía del grupo Petroleum Oil & Gas España ha presentado el estudio de impacto ambiental ante el Ministerio de Industria

El pozo proyectado por Petroleum Oil - Foto: DB

La compañía Petroleum Oil & Gas España, integrada dentro del grupo Gas Natural-Fenosa, acaba de presentar ante el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo el estudio de impacto ambiental y la solicitud para que sea declarado de utilidad pública el pozo de investigación Bricia-1, documentos que estarán en información publica durante treinta días a partir de su inminente publicación en el BOE. En este proyecto, que se ubica a unos dos kilómetros de Campino de Bricia, dentro del Parque Natural de las Hoces del Alto Ebro y Rudrón, Gas Natural-Fenosa no contempla la realización de fractura hidráulica, porque se espera dar con un yacimiento de gas convencional donde el metano fluya al exterior sin estimulación.
La compañía «ha reinterpretado con los conocimientos de hoy la sísimica de numerosos sondeos realizados en el entorno hace varias décadas» y considera que los actuales avances técnicos podrían hacer ahora viable económicamente el yacimiento que se encontró en pozos que en los sesenta y setenta fueron abandonados por su escaso potencial.
El proyecto presentado ante Industria plantea la ocupación de una parcela de cultivo de secano de casi 18.000 metros cuadrados, en la que se practicaría un sondeo vertical de 900 metros de profundidad, que a partir de esa cota se desviaría en un plano inclinado hasta alcanzar los 2.100 metros. El proyecto tiene este diseño, según fuentes de la empresa, para evitar la ubicación de la cabeza del pozo en la superficie del posible yacimiento, dado su mayor valor medioambiental. En total, la longitud del sondeo es de 3.400 metros.
La compañía tiene prevista una inversión aproximada de 10 millones de euros en este pozo de exploración. Si este sondeo recibiera informe favorable del Ministerio de Alimentación, Agricultura y Medio Ambiente y la compañía obtuviera resultados satisfactorios, la fase de explotación se realizaría aprovechando la misma perforación y la compañía soterraría un gaseoducto  a entre 1,5 y 2 metros de profundidad para llevar el gas hasta el más cercano.

Centenares

La fase de evaluación del impacto ambiental puede durar más de un año, según los cálculos de la empresa, y la ejecución del sondeo, en caso de obtener el visto bueno, se desarrollaría entre septiembre de 2016 y enero de 2017 para no interferir en la cría de las aves del parque natural. Desde la compañía señalan que «en España hay centenares de pozos de gas convencional en activo y no conllevan ningún tipo de riesgo».