"Está siendo un infierno y el fichaje colma el vaso"

I.M.L.
-
La sola visión de las noticias sobre el fichaje del lateral izquierdo ya ha supuesto para este padre un mazazo para la situación que está viviendo su familia. - Foto: DB

El padre de la víctima habla para DB y asegura que el club quiere «desestabilizarles» con la llegada de este jugador, que ha sido testigo en la instrucción judicial y al que considera «encubridor» de los hechos

«Está siendo un infierno y esta es la gota que colma el vaso», se lamenta el padre de la menor que denunciaba en diciembre de 2017 haber sido víctima de una agresión sexual por parte de tres futbolistas, que en ese momento militaban en las filas de la Arandina Club de Fútbol. Se refiere al fichaje de un nuevo lateral izquierdo por la escuadra blanquiazul.

Un movimiento en el mercado de invierno, que se cierra hoy, que no habría tenido trascendencia fuera del ámbito deportivo si no llega a ser porque el jugador contratado es Rodrigo González Gómez, alias ‘Flórez’, uno de los testigos llamados a declarar durante la instrucción del Caso Arandina por ser uno de los miembros del grupo de whatsapp en el que se intercambiaron mensajes sobre la menor.

De hecho, este futbolista siempre ha defendido la inocencia de los ahora procesados, llegando incluso a lucir sobre el terreno de juego, cuando militaba en las filas del Unionistas, una camiseta con el nombre de los tres en la que se podía leer «Yo sí les creo», colgando después la imagen en sus perfiles de redes sociales.

El padre de la menor, José Miguel Zayas, no ha podido aguantar más y ha querido expresar su indignación desde estas páginas. «Es un encubridor del delito», asegura con rotundidad, ya que considera que las pruebas que ya se han incluido en el sumario queda suficientemente probado, por algunas conversaciones del grupo denominado ‘La trupe’ en el que participaban los tres procesados, Flórez y otro joven, que el nuevo fichaje sabía lo que había sucedido. «Ha venido a declarar y se considera ‘brother’ de ellos, y lo dice en redes sociales», apunta.

«Es un reto que nos lanzan desde el club y el Ayuntamiento, como vienen haciendo desde el primer día, como el Ayuntamiento subvenciona al club con 50.000 euros o más, es un reto hacia nosotros», califica sinceramente, apoyándose en la situación de desamparo en la que asegura que se encuentra su familia, sin apoyos por parte de la administración pública. «Buscan desestabilizarnos», sospecha, y cree que la sociedad arandina no puede permitir que alguien tan relacionado con este asunto lleve los colores del club de la ciudad y defienda su escudo. «No sé los jugadores que tendrá la Tercera División, ¿pero tienes que fichar justo a este?», se pregunta en voz alta sin entender esta incorporación al club arandino. «Un fichaje lo hace el presidente, el entrenador puede decir, pero el que decide es el presidente», considera, acusando al máximo responsable de la entidad blanquiazul por haber autorizado la llegada de Flórez al equipo. «Pedro me conoce de toda la vida, no puede decir que no me conoce. Y encima dice que se alegra de que salgan de prisión, no puede decir eso», se lamenta refiriéndose al presidente blanquiazul.

Su intención es que las cosas no queden ahí y que la sociedad arandina se posicione ante la llegada de este nuevo jugador al club arandino. «Me voy a poner en contacto con grupos feministas porque esto no se puede consentir» y asegura que llevará sus intentos no solo a nivel local sino incluso nacional. «Yo que presumo de mi pueblo y de los colores de mi equipo, no me pueden hacer esto, si quieren que me vaya de aquí no lo van a conseguir», dice con firmeza.

Más allá del nuevo revés que ha supuesto este fichaje, los largos plazos judiciales que están soportando, con una instrucción que se ha dilatado casi un año completo, está minando más su situación. «Esto tenía que haber estado ya juzgado. Después de la declaración de ellos en octubre, en noviembre ya tenía que estar cerrado y en febrero, el juicio. Lo han sacado en enero y, como no les ha gustado, ahora esto, luego lo otro,...», refiriéndose a la solicitud de los abogados de Carlos Cuadrado de contar con dos meses más para pedir la práctica de nuevas diligencias. Una maniobra que el padre de la menor considera que no va a servir para nada porque, afirma, «las pruebas les delatan». Lo que sí que pide a los órganos judiciales es que sean cuidadosos en todos sus pasos y decisiones porque el sumario es extenso y corren el riesgo de que se pueda pasar algo por alto.