España, a la cabeza de la pobreza en la UE

Agencias
-

La ONU alerta que un porcentaje muy alto de la población en el país vive al borde de sus posibilidades, a pesar del crecimiento económico

España, a la cabeza de la pobreza en la UE - Foto: SAVE THE CHILDREN

No es oro todo lo que reluce, a pesar de la reciente subida de las pensiones y del aumento del Salario Mínimo Interprofesional a 950 euros al mes, además del lento pero paulatino descenso del paro desde el final de la crisis. La realidad, sin embargo, es bien distinta y  pone de manifiesto que la situación de España no es ni tan buena ni tan deseable como debería; de hecho, el país está a la cabeza de la pobreza en la UE, según puso ayer de manifiesto el relator de la ONU sobre Derechos Humanos, Philip Alston, al concluir su visita al país.
España, que tiene una de las situaciones más dramáticas del continente, «está fallando» a los más vulnerables y «no se toma en serio» los derechos sociales, como el de vivienda, aseguró Alston.
Tras su viaje de 10 días por seis regiones, el investigador percibió «dos Españas muy distintas» con un porcentaje muy alto de la población «viviendo al borde de sus posibilidades», situación que achacó a la política que se ha hecho en la última década.
«A pesar de que España está prosperando, demasiadas personas siguen pasando apuros» y «la recuperación después de la recesión ha dejado a muchos atrás con políticas que benefician a empresas y personas más ricas», aseveró Alston, en una comparecencia para explicar sus recomendaciones.
El relator dibujó una situación «de pobreza generalizada en muchos casos», en colectivos como inmigrantes, población gitana, personas con discapacidad o familias desahuciadas, y lamentó el alto nivel de desempleo, una gran burocracia, «una crisis de vivienda de proporciones inquietantes y un sistema de protección social completamente inadecuado».
Entre las recomendaciones que transmitirá al Gobierno, Alston destacó la aplicación de una renta mínima nacional, así como una reforma fiscal redistributiva y también de la política de vivienda.
En este campo, comentó que la Constitución contempla el derecho a la vivienda, pero en la realidad «esto no significa nada» y pidió a los legisladores que empiecen a «tomarse en serio» este problema para parar los desahucios, incrementar la vivienda social y «limitar el precio de los alquileres en las grandes ciudades».
Alston, que alabó el sistema nacional de salud y el de pensiones, criticó el alto abandono escolar y denunció que el sistema aporta «poca movilidad a los colectivos de ingresos más bajos», ya que «uno nace pobre y pobre se queda».