Seis de los detenidos por el crimen de Miranda apuntan a uno

Ó.C.
-

Todos ellos han quedado en libertad tras haber pasado a disposición judicial. La séptima persona que fue arrestada el pasado jueves permanece en prisión, después de los testimonios del resto de familiares

Seis de los detenidos por el crimen de Miranda apuntan a uno - Foto: Raúl Canales

La investigación por la muerte del escayolista encontrado en el río Ebro a su paso por Montañana sigue dando pasos al frente para poder resolver todas las incógnitas y cerrar el caso. El pasado jueves se produjo una operación policial en el barrio de Anduva que acabó con la detención de siete miembros de una misma familia relacionados presuntamente con este crimen. Tras unas jornadas, según ha podido conocer este periódico, una de las personas arrestadas está en prisión, mientras que las otras seis están en libertad tras haber pasado a disposición judicial y haber hecho su declaración.
En ella, todos han apuntado como autor material del crimen a uno de los detenidos el jueves, en concreto al único que permanece en prisión por orden del juez y cuya identidad por el momento se desconoce. El caso permanece bajo secreto de sumario y queda por desvelarse si el juez ha acusado de algún delito a alguna de las personas que han quedado en libertad, tras determinar el grado de implicación que cada una de ellas halla podido tener en el caso.
A este respecto, hay que tener en cuenta que el día de las detenciones, al igual que se sospechaba que el autor material del homicidio estaba entre los arrestados, también se dejaba abierta la hipótesis de que alguno de los siete miembros de la familia presuntamente implicada pudiera haber participado de alguna manera, ya fuera como cómplice o encubridores de la muerte de Fernando Martín.
En cualquier caso, solo el miembro de la familia al que el resto señaló como autor material de los hechos permanece en prisión por orden del juez. Su ingreso se ha producido dentro del módulo penitenciario hospitalario puesto que ha sufrido una enfermedad súbita, aunque por el momento se desconoce el alcance de la dolencia que puede sufrir.
Respecto al caso, otro de los aspectos que quedan por esclarecerse es el detonante del homicidio. En este sentido, tal y como ha podido saber este periódico, la principal línea de investigación que se mantiene por parte de las fuerzas de seguridad se centra en que el crimen se pudo motivar por una cuestión relacionada con las drogas. No obstante, por el momento las pesquisas no se cierran en otras direcciones puesto que tampoco se descarta ninguna.
Otro de los interrogantes que se mantienen es la posibilidad de que se puedan producir más detenciones. Por el momento, el hermetismo que se mantiene por el secreto de sumario hace que las comunicaciones oficiales sean escasas, aunque después de la redada del pasado jueves no se descartaban y esa línea por el momento tampoco se ha cerrado.
Lo que se tiene claro es que por el momento se ha detenido a siete personas, todas ellas integrantes de una misma familia, que vivían en el mismo bloque de viviendas en el que residía el escayolista, que apareció muerto el pasado 6 de mayo con una herida de un arma de fuego y lastres en el río Ebro.
Por ese motivo, desde el primer momento se trató el caso como una muerte violenta, teniendo en cuenta además que su familia había denunciado su desaparición nueve días antes de que encontraran el cuerpo sin vida.
Para tratar de resolver el caso, el jueves una veintena de efectivos entre Policía Nacional y Guardia Civil rodearon el edificio donde vivían los detenidos en una de las torres del barrio de Anduva, junto al colegio y la Fábrica de Tornillos. Durante las más de seis horas que duró la actuación, por parte de los investigadores se puso un especial interés en los tres domicilios en los que vivían los detenidos, además de los trasteros, donde fue necesaria la unidad canina. También se procedió a llevarse varios vehículos, un turismo y una furgoneta, dentro de una operación que despertó gran revuelo en el barrio.