La escuela (en casa) regresa al medio rural

I.P.
-

En torno a 30.000 alumnos de un centenar de centro educativos de la provincia están siguiendo el tercer trimestre del curso confinados en sus domicilios. La valoración es altamente positiva. Gran esfuerzo del profesorado

Carmen, alumna de 50 curso de Primaria, sigue una videollamada con sus compañeros y la tutora del colegio comarcal Pons Sorolla de Lerma. - Foto: M.C.

El cierre de los centros educativos tras el decreto del estado de alarma el 14 de marzo generó los primeros días más incertidumbres que certezas respecto a cómo reanudar el último trimestre tras las vacaciones de Semana Santa. A estas alturas del mes de abril, la comunidad educativa está más que satisfecha de los resultados que se están consiguiendo en cuanto el nivel de implicación de todos, alumnos, padres, profesores, dirección... y del rendimiento. Con los escolares en casa, se han hecho más imprescindibles que nunca las plataformas online, tantos las propias del portal de Educación de la Junta de Castilla y León, las oficiales, como otras con las que, en función de los trabajos y tareas, se utilizan y con las que los  escolares, desde Infantil a Bachillerato pasando por Primaria y Secundaria, se manejan sin problemas, acostumbrados a trabajar con algunas de ellas ya durante este curso y anteriores.

Son en torno a 30.000 los escolares de un centenar de centros educativos públicos y concertados de todos los nieves los que están siguiendo el curso en sus casas. Según los datos de la Dirección Provincial de Educación, el número total de alumnos en la provincia, incluido Burgos, es de 56.000, de los que 26.000 están en los centros de la capital, por lo que la resta es simple para determinar los escolares en el resto de la provincia. Otro dato proporcionado por Educación es el del seguimiento que los inspectores están realizando para que se den las mejores condiciones de aprendizaje. Así, explican que de 114 centros consultados en la provincia justo antes de Semana Santa, el 95% confirmaba el contacto directo de los profesores con los alumnos, por lo que la valoración es buena, dejando constancia, además, que tras la reanudación, la normalización del curso es prácticamente total.

Así lo confirman también alguna directora, profesores y madres con que hemos hablado, que se están mostrando muy sorprendidas de la responsabilidad de los escolares, en prácticamente su totalidad. Quizás la excepción está en algunos alumnos que tienen problemas de conectividad en sus pueblos, sin cobertura de internet o con un solo ordenador que tienen que compartir con padres o más hermanos, lo que dificultad el seguimiento del planning fijado o el retraso en la presentación de trabajos. En todo caso, los tutores acuden al whatsapp o al teléfono para contactar y resolver cualquier duda, explican.

(Más información y testimonios, en la edición de papel de hoy de Diario de Burgos)