Fitipaldo: «Me quiero quedar en el San Pablo»

CARMELO PALACIOS
-

El base uruguayo hace balance de estas dos campañas en Burgos, opina sobre el regreso de la competición, la marcha de Clark y habla sobre su futuro

El base Bruno Fitipaldo. - Foto: Valdivielso

Bruno Fitipaldo transmite tranquilidad cuando habla. Es un tipo «de gustos sencillos». Casi siempre con un mate en la mano. Pero todo cambia cuando salta a la cancha. Ahí, su carácter es bien diferente. Pelea, protesta, ordena, se enfada. Hasta sus compañeros le dicen que «es un poco pesado». No le importa. Él es el director de orquesta del San Pablo, un club al que llegó en el verano de 2018 y en el que se siente a gusto. A punto de cumplir dos años en Burgos, hace repaso de estas temporadas, opina sobre la atípica situación que se está viviendo y desvela sus planes de futuro.

El San Pablo llegaba lanzado y estaba cumpliendo con las expectativas esta campaña, pero la pandemia lo ha cambiado todo,  ¿siente que se les ha escapado una bonita oportunidad?
Es una pena que se parara la competición porque todo se iba a decidir durante estos meses. Íbamos por buen camino y ahora ya nada va a ser igual. Es una lástima. También te digo que cuando me pongo a pensar que íbamos a jugar cuartos de final y todo eso, me siento un poco egoísta porque estamos en medio de una pandemia. Hay cosas más importantes que las preocupaciones de un jugador de baloncesto.

¿Cree que se reanudará la Liga Endesa?
Lo veo más cerca que hace unas semanas, pero no se sabe porque esto cambia de un día para otro. Se está haciendo todo lo posible para regresar a la competición.

En el caso de que lo haga,  lo harán sin Clark, ¿qué le parece que haya llegado a un acuerdo para la rescisión de su contrato?
Clark es una baja sensible y lo vamos a extrañar, pero la situación es delicada y entendible. Ha pasado también en otros equipos. Hay que seguir, le agradezco lo que hizo por el equipo y le deseo mucha suerte.

¿Le da miedo volver a las pistas?
Depende de qué miedo hablemos. Según los expertos, todos vamos a contagiarnos en algún momento. Nos preocupa más cómo va a afectar a nuestro físico este parón y los riesgos de posibles lesiones por no tener tiempo para realizar una preparación adecuada.

¿Qué tal se estaba sintiendo en su segunda campaña?
Muy bien, me siento cómodo en el equipo, la organización y la ciudad. Creo que este año hemos dado un salto de calidad importante en los objetivos colectivos. Es un proyecto más ambicioso y estoy contento con lo que se venía logrando y el rol importante que tengo en el grupo. Era lo que quería.

¿Recuerda cómo se fraguó su fichaje por el San Pablo en el verano de 2018?
Yo acababa en Italia y tenía intención de llegar a la ACB porque me gustaba la liga y el país. Me acuerdo que estaba en casa y recibí una llamada de Albano (director deportivo) para contarme el proyecto. Fue bastante fácil decidirme. Yo tenía muchas ganas y el club tenía un lugar importante para mí.

A los cinco meses de llegar le tentó Unicaja. Aparte de una mejora en sus condiciones, ¿qué le convenció para no marcharse?
Creo que para lograr objetivos colectivos hay que pensar a largo plazo y yo quería algo de estabilidad porque había cambiado mucho de equipo en los últimos años. Vi la ambición del proyecto y cómo pensaban en el futuro. El club me demostró que me quería y yo no dudé en quedarme.

¿Se arrepiente de haber dicho que no a Unicaja?
No, para nada. Todo lo que yo pensaba que podía pasar más adelante está pasando.

Su contrato se acaba esta temporada, ¿se ve otro año más en Burgos?
Me quiero quedar en el San Pablo. Me gusta el club, el proyecto, la ciudad y me siento cómodo aquí. Mi intención es seguir, pero hay que ver si la dirección deportiva quiere lo mismo. Después, habrá que ver si nos ponemos de acuerdo porque este no es un año normal.
[Lea la entrevista completa en la edición impresa de Diario de Burgos]