scorecardresearch

El Ayuntamiento repensará los cambios en la flota de taxis

J.M.
-

Admite que es inviable exigir que todos los vehículos que se incorporen sean eléctricos o propulsados por gas y, por el momento, aparca la medida a la espera de nuevas soluciones

El sector había expresado su malestar ante las medidas que le quería imponer el Ayuntamiento. - Foto: Valdivielso

El equipo de Gobierno tuvo que admitir su equivocación con el escrito que el pasado mes de febrero enviaron a las asociaciones de taxistas de la capital para informarles de que, con carácter inmediato, entraba en vigor la obligatoriedad de que todos los vehículos que se incorporen a la flota sean 100% eléctricos o estén propulsados por  Gas Licuado del Petróleo (GLP), por Gas Natural Comprimido o Licuado (GNC o GNL) o por pila de combustible. Se reconoció, tal y como les han hecho saber los profesionales del sector, que la medida es inviable y se cuestionó la legalidad de la notificación que se remitió a los taxistas.

Cabe recordar que el bipartito había aprovechado una proposición de un Pleno celebrado en 2018 para exigir a los taxistas que los nuevos vehículos que se incorporen a la flota sean de unas determinadas características, pero el PP les recordó que el PSOE y Cs han votado este mandato en contra de una iniciativa muy similar. Es decir, la decisión que se adoptó hace 3 años, además de no ser ejecutiva, se contradice con lo manifestado por la actual corporación.

Esas fueron las conclusiones más reseñables de la última reunión del Servicio Municipalizado de Movilidad y Transportes (Smyt) y que se resume en que, al menos por el momento, los taxistas no tienen que acatar lo que se les exigió en febrero.

No quita todo ello para que se trabaje en otra medida también encaminada a promover la sostenibilidad en la que se permita incorporar a la flota coches híbridos, catalogados como ‘emisiones 0’ o conforme a las etiquetas de la DGT.

De momento, la obligatoriedad queda en punto muerto. Se recordó en la reunión que el Ayuntamiento, al igual que hace para los vehículos adaptados para minusválidos, ha prometido ayudas para la adquisición de coches poco contaminantes pero no ha impulsado estas subvenciones. No hay planes en este sentido en el corto plazo.