scorecardresearch

Un nuevo reto para la UE

Agencias
-

Bruselas se enfrenta a la Presidencia rotatoria del primer ministro esloveno, un líder populista conocido por sus reticencias a Europa

Un nuevo reto para la UE

El relevo en la Presidencia rotatoria del Consejo de la Unión Europea a favor de Eslovenia el pasado jueves lleva de cabeza a Bruselas. Los seis meses que durará, hasta diciembre de 2021, estarán marcados no solamente por la agenda que dicte Liubliana, sino también por las sombras que se ciernen sobre el país por la tendencia autoritaria de su primer ministro, Janez Jansa, conocido por su populismo y su reticencia a las instituciones de la UE, lo mismo que sucede con su homólogo húngaro Viktor Orbán.

De hecho, nada más asumir la Presidencia, el líder balcánico aseguró que los valores comunes europeos son «imaginarios» y que sus comentarios sobre el Estado de derecho que incomodan a Bruselas son «la verdad».

Jansa compareció el pasado viernes ante la prensa tras la incómoda reunión de su Gobierno con la Comisión en la que, según fuentes cercanas al encuentro, mostró una foto en la que aparecían dos jueces eslovenos y dos eurodiputados socialdemócratas y se refirió a ellos como «comunistas infiltrados en la Justicia».

Tras este episodio, el vicepresidente ejecutivo de la Comisión Europea, Frans Timmermans, optó por no sumarse a la fotografía de familia del Gobierno esloveno con el colegio de comisarios y apuntó posteriormente que «nunca debemos parar de dejar en evidencia» a quienes violan los fundamentos del Estado de derecho.

Este desencuentro fue el último episodio de una serie de discordias entre Bruselas y Liubliana sobre asuntos como la independencia judicial, el respeto a la prensa o el nombramiento de fiscales europeos contra el fraude desde este gobierno.

Posteriormente, Jansa precisó que la Comisión debería interpelarle directamente cuando tenga «alguna queja sobre legislación que consideren contraria a los estándares europeos». «No somos una colonia, no somos un Estado miembro de segunda, queremos el mismo tratamiento que el resto de países», aseguró.

La gran preocupación de Bruselas es la figura de Jansa, un líder de extrema derecha con tendencia autoritaria y que ataca de manera sistemática a la prensa, la oposición y las instituciones. Considerado por muchos como un héroe del proceso de independencia por su papel como ministro de guerra durante la breve guerra de independencia frente a Yugoslavia, Jansa es hoy un estrecho aliado de Orbán que intenta replicar algunos de los métodos que le han permitido al húngaro cimentar su poder en el país vecino, aunque por ahora sin éxito gracias a una oposición mucho más activa y a una política eslovena que es, en general, mucho más inestable que la húngara.