scorecardresearch

La llegada de microchips reactiva el empleo en la automoción

L.M.
-

Los fabricantes han rebajado -por el momento- sus malos augurios por la escasez de semiconductores y han retomado lentamente su producción, lo que repercute de forma directa en la actividad de los proveedores burgaleses

En el polígono de Villalonquéjar operan muchas empresas para la automoción. - Foto: Alberto Rodrigo

La temida escasez mundial de semiconductores parece estar dando, de momento, un leve respiro a la industria auxiliar burgalesa.La falta de microchips dentro de la cadena de fabricación de automóviles ha obligado a muchas compañías locales a negociar ERTE para tratar de salvar las paradas de producción de sus clientes. Sin embargo, y pese al anuncio de estas detenciones puntuales u otras mucho más prolongadas en diversas plantas de montaje por todo el país (PSA, Renault, Mercedes, Seat, Ford...), el desbloqueo en la llegada de los microchips durante la última semana y la actual ha permitido que los fabricantes hayan reactivado sus líneas.

Ello ha repercutido directamente sobre algunas de las grandes compañías burgalesas que les nutren de componentes, entre las que se encuentran Lear. El secretario de Industria de CCOO, Juan Ignacio Ruiz, explica que en las plantas de Ara y Ardasa la contratación de empleados temporales para responder a este pico de demanda por parte de las cadenas de montaje se han vuelto a reactivar. «El mercado ha dado una vuelta radical en una semana.Han conseguido semiconductores, y mientras tengan van a seguir trabajando y produciendo a todo el ritmo que puedan», apunta.

También desde la sección de Industria de UGT confirman que la llegada de los ansiados microchips desde China a las cadenas de montaje ha mejorado «en comparación con lo que se nos venía encima», indica Ramiro Marijuán, su responsable. «De la previsión de parar cerca de tres semanas la producción en PSA Villaverde al final solo se han cumplido dos días», ejemplifica Ruiz, que pone también como referencia el aumento de cadencia en Seat para fabricar el nuevo modelo del León. La contratación, además de afectar en multinacionales como Lear, repercute de este modo en otras industrias auxiliares burgalesas de menor tamaño que trabajan para la estadounidense, por lo que la cadena se reactiva siempre que la llegada de semiconductores no cese.

reactivación lenta. «El panorama no es malo, pero tampoco hay que echar las campanas al vuelo.Ha sido un tímido arranque, que ya es algo», admite Marijuán, que recuerda la alta volatilidad del mercado automovilístico a causa de la crisis por la ausencia de los semiconductores.«Los fabricantes trabajan para muchas marcas y modelos.Un día paran, al siguiente anuncian que reanudan, luego que se detienen una semana... nunca se sabe», explica el responsable de Industria de UGT.

Pese a este atisbo de recuperación del mercado, muchas compañías han ido cubriéndose las espaldas para proteger a sus trabajadores ante nuevos parones de los fabricantes. La primera en negociar y firmar un ERTE preventivo fue Lear ante los problemas de suministros de microchips que sufre su principal cliente, la fábrica de Mercedes-Benz. Posteriormente llegaron otros como los de las plantas de Renault en Palencia y Valladolid, que pactaron un expediente para más de 9.000 trabajadores por esta misma causa, mientras que la factoría de PSA de Figueruelas (Zaragoza) anunció a mediados de abril la no renovación de 300 personas para, de este modo, cesar la actividad del turno de noche de la línea uno. También se encuentran bajo un ERTE preventivo en Grupo Antolín.

Los últimos en sumarse han sido las factorías de Stellantis (al que pertenece el grupo PSA), donde creen que la situación «mas desfavorable» para sus mercados ante la falta mundial de microchips se viva durante el primer semestre, mejorando los registros y la llegada de estas piezas tan codiciadas de cara a la segunda parte del ejercicio 2021. Ha sido precisamente la fábrica del distrito de Villaverde (Madrid) la que ha logrado abastecimiento suficiente de semiconductores para reanudar su actividad habitual esta semana y parte de la pasada.