«Estoy convencido de que podemos dar la sorpresa»

CARMELO PALACIOS
-

Alberto Codeso, entrenador ayudante del San Pablo, asegura sentirse a gusto en Burgos y se muestra confiado de cara al duelo de este sábado contra el Real Madrid, club en el que trabajó durante siete años

«Estoy convencido de que podemos dar la sorpresa» - Foto: DB

El San Pablo no entrena hasta la tarde y el Polideportivo de El Plantío está completamente vacío. El silencio se hace extraño en un pabellón así, tan acostumbrado al ruido. A lo lejos, Alberto Codeso, entrenador ayudante de Diego Epifanio, grita que se retrasará unos minutos. Está reunido en la oficina con el resto del cuerpo técnico repasando el último duelo y buscando la manera de meter mano al Real Madrid, un club que conoce muy bien porque ha trabajado allí durante siete años. «Estoy convencido de que podemos dar la sorpresa este domingo», asegura.
El técnico madrileño forma, junto a Fran Hernández, el dúo de ‘escuderos’ de Epi, dos hombres que le ayudan a construir la estrategia en cada partido. A su lado en las buenas y en las malas. «Analizamos rivales, vemos errores, proponemos ideas... para que Epi tenga toda la información necesaria y pueda tomar decisiones», cuenta Codeso, que hace ya 21 años que  dejó su trabajo de aparejador para dedicarse exclusivamente al baloncesto.
Tras varias campañas en Fuenlabrada, aterrizó como responsable de ‘scouting’ del Real Madrid en la temporada 2004-2005, la misma en la que Felipe Reyes fichó por el club blanco. «Llegamos a la vez», recuerda. También estuvo de segundo de Joan Plaza y Ettore Messina, y dirigió durante dos cursos al equipo infantil. Justo en esa época, un chaval rubio y no muy alto llegó desde Eslovenia como invitado a jugar la Minicopa Endesa. «Estuvo una semana con nosotros junto a Felipe dos Anjos. Ya se veía que iba a llegar lejos porque era el mejor del equipo con un año menos y dominaba perfectamente el balón», recuerda Codeso, que fue el primer entrenador de Luka Doncic en España. «Estuve poco con él, pero si le pude ayudar en algo, me alegro. Para un técnico de cantera lo más importante es ver llegar a la élite a sus jugadores», añade.
A parte de su época en Madrid, en la que coincidió con Santi Yusta o Sergio Llull, también ha estado en  la cantera del Valencia Basket y ha ejercido como segundo entrenador en el Fuenlabrada, el Caja Laboral y el Bilbao Basket. Su currículum habla por sí solo. «Me llamó Epi en el verano de 2017 para ayudarle en ACB y no me lo pensé», afirma el madrileño, que se siente a gusto en Burgos y todavía tiene un año más de contrato en el San Pablo.
En cuanto a los objetivos azulones esta temporada, se muestra ambicioso y confía en acabar en puestos europeos. De momento, asegura que ve a la plantilla con muchas opciones de ganar al Real Madrid. «Hemos jugado dos grandes encuentros en el Coliseum y ellos tienen partido entre semana y la Euroliga en el horizonte. Pienso que podemos estar al nivel de los duelos anteriores y ponerles en problemas».
carácter de cantera.  Sus años trabajando con las categorías inferiores han desarrollado un instinto especial por preocuparse por los más jóvenes. Le gusta asesorarles para que rindan al máximo y no caigan en los errores típicos de los novatos.
Al ser preguntado por Radoncic, afirma que tiene «unas condiciones magníficas para llegar lejos», pero que «le faltó paciencia». En cuanto a Jaramaz,  considera que «es un base de futuro con potencial para la NBA». «Los jóvenes tienen que cometer errores y eso es normal, el problema es que la Liga Endesa es muy exigente», asegura.
Codeso siente esa pasión por la cantera y también por su actual trabajo. No ansía ser primer entrenador de un equipo, aunque no sabe lo que le deparará el destino. «Epi puede estar tranquilo, no quiero su puesto», bromea. «Me veo con él aquí la próxima temporada», concluye.