Nueva luz para retomar el camino

I.P.
-

Peregrinos y hospitaleros rinden homenaje a las víctimas del virus portando una mochila iluminada

Momento del pasado sábado en el que se produce el relevo de la mochila en la localidad navarra de Arre, bajo el puente de la Trinidad. - Foto: DB

U na mochila puede ser una carga, pero también un equipaje ligero y esperanzador. Es el caso de una iniciativa puesta en marcha por dos peregrinos, Jesús Ciordia y Mariló López,  con muchos kilómetros ambos en sus piernas. De ellos ha partido ‘Luz del camino’, un proyecto que pretende gritar que la covid-19 puede habernos tenido confinados tres meses, pero que el Camino de Santiago sigue ahí, esperando a los caminantes, cada uno con su historia y los motivos por los cada cual se decide a recorrerlo, y que aún hay tiempo para embarcarse en él, y de paso rendir un homenaje a las víctimas que el virus se ha cobrado en estos duros meses.
La iniciativa consiste en ir dando el relevo de una mochila iluminada en su interior en distintos puntos emblemáticos del Camino, que portan personas relacionadas con la ruta. Ya ha recibido adhesiones, más de 70, y sigue creciendo desde que el pasado viernes salió de Roncesvalles. De hecho, el fin  de semana ha llegado al puente de  la Trinidad, en la localidad navarra de Arre, donde mochila, porteador y acompañantes entraron escoltados por la Orden del Temple. Desde allí siguen su camino que les traerá también hasta nuestra provincia, ya que son varios los peregrinos y hospitaleros burgaleses que se han unido al proyecto, como explica Diana Díez, que regenta el albergue municipal de Hontanas. El día 27 la mochila de la luz llegará a Belorado en una etapa que saldrá de desde Santo Domingo de la Calzada, y desde donde al día siguiente se adentrará en San Juan de Ortega para seguir hasta Burgos, donde la mochila hará noche el día 30. Al amanecer del 1 de julio, otro peregrinos que también lleva a cuestas muchos ‘caminos’, Demetrio Sánchez, cargará con ella para hacer los 37 kilómetros que separan la capital de Hontanas. 
Es el momento esperado por Diana. Ese día abrirá el albergue para recibir la mochila y para dar cobijo a los peregrinos que lleguen con ella. Retrocederá, explica unos cuatro o cinco kilómetros, quizás hasta la altura del albergue de San Bol y allí se encontrará con Demetrio de quien recibirá la mochila de la luz. El día 2, una peregrina, Paloma recibirá el relevo de Diana para acercarse a Castrojeriz, donde estará esperando Javi, el hospitalero del albergue Rosalía de la villa. Será el último día de estancia de la mochila en homenaje a las víctimas de la covid-19 en la provincia, que el día 3 entrará ya en Frómista.