El Itacyl invierte 2,3M en 19 investigaciones sobre cereales

SPC
-

El centro ha puesto en marcha durante la crisis, en adaptación a las necesidades que le ha trasladado el sector, otros cuatro proyectos con una inversión de 500.000 euros

Varios técnicos trabajan en el interior de las instalaciones del Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León. - Foto: Ical

El Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León mantiene abiertos en la actualidad 19 proyectos de investigación sobre que afectan tanto a la producción como a la transformación de cereales, y en los que se está invirtiendo 2,3 millones de euros. Además, en plena crisis del coronavirus y en adaptación a las necesidades que ha trasladado el sector, durante estos dos últimos meses se han estado diseñando otros cuatro nuevos proyectos, con una inversión de 500.000 euros. Las líneas de trabajo abarcan la calidad de materias primas y productos transformados muy vinculados a la innovación e investigación, razón por la que el sector de los cereales, harina y panadería y pastelería se encuadra en el Plan de Investigación Agraria y Agroalimentaria del Itacyl.
En el caso de la producción, según se informa desde la Consejería de Agricultura y Ganadería, se está investigando en mejora genética, evaluando diferentes variedades de cereales para ver su adaptación a la Comunidad. A su vez, se está desarrollando una herramienta para el seguimiento de parcelas agrícolas, a través de imágenes de satélite. La herramienta incorporará sistemas de apoyo a la toma de decisiones en materia de fertilización y permitirá diversas actuaciones en materia de agricultura de precisión.
Nuevas variedades

Además de todo esto, a través del Itacyl se realiza la evaluación de nuevas variedades de cereales, encuadrada dentro de la red de ensayos que coordina el Genvce (Grupo para la Evaluación de Nuevas Variedades de Cultivos Extensivos). El objetivo es conocer la adaptación y el comportamiento de las nuevas variedades de cereal que van apareciendo en el mercado, con la mirada puesta en poder ofrecer esta información a agricultores y técnicos, y que pueda resultarles de utilidad a la hora de decidir sobre lo que pueden sembrar en cada campaña. Para ello, el Itacyl lleva a cabo una serie de ensayos, en distintas localidades significativas de comarcas cerealistas de la Comunidad, informa Ical .
Y en cuanto a la agricultura de precisión, desde el Itacyl se trabaja en dos ámbitos que contribuyen a notables beneficios ambientales: los sistemas de dosificación variable y los servicios de posicionamiento para el guiado autónomo. El primero, a través de imágenes aéreas de los satélites Sentinel-2, y el segundo, a través de la Red GNSS, un sistema de información de los suelos y diversos proyectos relacionados con la agrometeorología.

Una seña de identidad para la Comunidad
Históricamente el cereal ha sido la seña de identidad de Castilla y León. Así, los cerca de dos millones de hectáreas que se siembran la convierten en la Comunidad más cerealista de España, representando la tercera parte de la superficie y producción a nivel nacional. En el caso particular del trigo ocupa el primer lugar, con más del 40 por ciento de la superficie cultivable. Además, hay que sumar el importante papel de la industria harinera y de la industria de transformación (pan, bollería, pastelería, galletería) por su presencia en el mundo rural, ya que son cerca de 1.100 empresas (el 36% de la industria agroalimentaria) y casi 8.700 empleos (el 24% de la industria). Parte de estos datos se conocieron ayer en una jornada organizada por la Asociación Española de técnicos cerealistas en la que participó el consejero de Agricultura, Jesús Julio Carnero, que destacó que «la Consejería es consciente tanto de la importancia de la cadena de cereal como de los problemas a los que se enfrenta».