scorecardresearch

Emociones que pasan por las orejas

A.S.R.
-

El piano de Federico Santamaría y la voz de Yolanda del Bosque convierten el poemario 'La muerte es el principio', de María Dubón, en un audiolibro con el que inician un proyecto editorial

Federico Santamaría y Yolanda del Bosque esperan que la pandemia alivie las restricciones y puedan presentar esta obra en Zaragoza y en Burgos. - Foto: Luis López Araico

Un día, Yolanda del Bosque se presentó en el estudio de Federico Santamaría con un libro debajo del brazo. Le propuso un juego. Sencillo, solo aparentemente. Ella recitaría esos versos al tiempo que él los musicaba. Sin anestesia. El pianista, compositor y productor burgalés cogió el guante. Se sentó frente al teclado. Las emociones que María Dubón expresa en su poemario La muerte es el principio (Ed. La fragua del trovador) adquirían otro ritmo en la voz de Del Bosque y otro color cuando, además, las envolvían las melodías creadas al momento. La frescura y espontaneidad de la improvisación les dibujó tal sonrisa que se lanzaron a grabarlo en serio. Y así se gestó el audiolibro de esta obra de la autora zaragozana (pedidos en info@activaonline.org y en la librería del Espolón), el primero de un proyecto editorial con el que aspiran a dar a conocer a nuevas voces de la escena literaria. 

Y con ese empeño se metieron en el estudio que Santamaría tiene en Arcos de la Llana. ‘No ensayos’ fue la premisa. Querían que se volviera a producir esa magia del aquí y el ahora. Y lo consiguieron. 

«Esto no ha pasado por la partitura, ha ido directamente de la cabeza al disco. Conectamos muy bien los dos y también con el espíritu de los poemas, que hablan de un momento de crisis existencial, pero con el ánimo de salir adelante y reconstruirse», enfatiza el músico y asiente su compañera de aventura. «Durante los cuatro días de grabación no existía nada más en el mundo, fue una dedicación absoluta, concentración total, pusimos toda nuestra alma», completa Santamaría. 

Tiró de su propio bagaje, de su pericia y experiencia al piano y de las musas. «No había hecho nada igual. Fue un desafío apasionante», señala y reconoce que la instigadora del plan se las lio pardas. Ríe la voz del álbum ante tal confesión. 

Este audiolibro supone el pistoletazo de salida del proyecto La voz de mi alma, uno de los tres -El legado de la memoria y Esto no es lo que parece configuran la terna- con los que arranca la Asociación Activa Online, orquestada por Del Bosque, una inquieta activista, con un amplio bagaje en prensa y radio, tanto en redacción como marketing y publicidad, y en el ámbito de la animación sociocultural, centrada ahora en la visibilización e inclusión de colectivos con enfermedad mental, que le ha llevado a asentarse en Medina de Pomar, aunque su radio de acción incluye toda Castilla y León. El fin es que quienes participen en esos talleres protagonicen los audiolibros. 

La amistad con la poeta y la identificación con la profundidad de las emociones plasmadas explican la elección de La muerte es el principio para el estreno. Del Bosque tuvo sus dudas. «No sabía si iba a ser capaz de transmitir todo lo que sentía al leerlo. Había mucha alma, y dolor, y sentimiento en cada uno de los poemas y pasar todo esto a la voz es complicado». Las dudas se disolvieron el día que Federico aceptó el desafío. «Cada poema ha sido entregar una parte de mí», declara convencida de haber encontrado su sitio. Y en él no está sola.