Ni los usados atraen a los conductores

L.M.
-

El mercado de la segunda mano de turismos, más barato que la compra en el concesionario, se desploma un 77% en el mes de mayo

Foto de archivo de un anuncio de venta de un automóvil en plena calle. - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

Todo apuntaba a que el mercado de los coches de segunda mano iba a ganar enteros frente a los kilómetro cero o los recién salidos de fábrica. La pandemia de la COVID-19 ha golpeado muy seriamente la economía de los burgaleses, y tratar de ahorrar gastos se está convirtiendo en una prioridad para todas las familias y particulares. En este sentido, los vehículos usados, mucho más baratos que los nuevos, podrían ser el empuje que requiere el sector, pero parece ser que no está siendo así. La consultoraMSI ha recabado datos sobre ello, y en el mes de mayo las 271 ventas de este tipo de turismos y 4x4 cayeron en Burgos un 77,8% con respecto al mismo mes del año pasado.Los registros no son un caso aislado, ya que en todas y cada una de las provincias de Castilla y León se han producido descensos. En ningún territorio se ha bajado del 72%, siendo Salamanca, con ese porcentaje, donde ‘mejor’ se ha comportado el mercado, mientras que en Segovia el desplome llega al 84,5%.De media, en la comunidad las ventas caen un 78,6%, con apenas 1.953 transacciones.
A nivel nacional, las transferencias de vehículos usados han caído un 65% en el mes de mayo respecto al mismo periodo de 2019: en total tan solo se han sumado 61.287 unidades.
 Todos los tramos de edades han vuelto a caer, siendo esa bajada más acusada en los vehículos de 6 a 10 años, con una caída del 73,3%, el segmento de más 10 años con un 67,8%. Le siguen el tramo de 3 a 5 años con una bajada del 64,3% y, por último, los vehículos de entre 0 y 3 años, que han experimentado una caída del 53%. Los modelos más vendidos han sido los de más de 10 años con 34.769 unidades seguidos de los de menos de 3 años con 14.636 transferencias. En relación con los canales de venta, las bajadas más acusadas han sido para la importación, con un 77,6%, la compra-venta, 69,3%, y para el canal empresa, con un 69%. Las caídas, sin embargo, han sido menores para los rent a car, con un 19,2%, los vehículos de renting, un 59,5%, y los concesionarios con una bajada del 52,6%.
El combustible más demandado por los compradores de vehículos usados volvió a ser el diésel, con 36.937 vehículos venidos, pero han bajado sus transferencias en un 67,3% con respecto al mismo periodo del ejercicio anterior. 
La gasolina 95, por su parte, ha registrado 22.733 ventas de vehículos con este combustible y caído un 63,7% en relación a mayo del año pasado.