El depredador infinito

Ángelica González
-

Se asienta en Burgos un hombre con múltiples antecedentes que publica falsos anuncios de trabajo y abusa de las mujeres que responden. La semana pasada fue detenido en la ciudad y tras ser puesto en libertad intentó seguir con sus engaños

El depredador infinito - Foto: Alberto Rodrigo

El pasado sábado, 27 de abril, efectivos de la Policía Nacional detuvieron a un varón de mediana edad, de nombre Agustín C.C., por un presunto delito de abusos sexuales. Tras publicar un anuncio en la web Job Today en el que buscaba azafatas, gogós y camareras y que al mismo respondiera una joven, cerró una cita con ella en una tienda de ropa para hacerle lo que  denominaba ‘una prueba’. Consistía en que la chica  se desnudara en los probadores, y así ocurrió mientras él comenzó a masturbarse. A las dos horas de que la mujer abandonara el lugar recibió un mensaje de whastapp de una supuesta secretaria del hombre en el que le decía que «había sido un poco tímida y él esperaba que se la chuparas» y que le citaba en otro establecimiento comercial del centro de la ciudad. La chica acudió a este nuevo encuentro donde, en un descuido del presunto abusador, se apropió de su cartera y acudió con ella a la comisaría donde procedió a formalizar una denuncia.
No es la primera que se ha presentado contra Agustín en Burgos. El gerente de la sala Hangar, Miguel Ángel Tudanca, también lo ha hecho ya que en uno de los múltiples anuncios falsos que publica se indicaba que era este centro de creación musical donde las supuestas gogós iban a realizar su trabajo «acompañando a jugadores de fútbol en fiestas privadas que se celebran en reservados vip», según le había contado a la joven abusada el individuo. «Todos tenemos que luchar contra este tipo de cosas», explicó Tudanca. En El Hangar, por supuesto, no existen reservados vip. En los anuncios falsos ha utilizado también el nombre de otro establecimiento de hostelería de la ciudad al que acude público juvenil.
Y a estas dos denuncias se ha sumado una tercera de otra joven que mantuvo una conversación telefónica con Agustín en términos parecidos. El hombre aseguraba que tenía que verla en un probador «para ver si tenía morbo» y le ofrecía el trabajo de jueves a sábado y un sueldo de 3.200 euros. La chica -amiga de la anterior- no picó porque su intención era comprobar que él seguía haciendo de las suyas incluso después de ser detenido, como así fue. 

 

A disposición judicial

Tras su detención el sábado, este individuo fue puesto a disposición judicial y unas horas más tarde, quedó en libertad y, como se verá, sin ninguna intención de enmendar su repugnante conducta. Tal es así, que contestó a un whastapp enviado desde este periódico y lo hizo con el mismo mensaje que manda a todas las chicas que se interesan por su falso anuncio de trabajo: «Te quiero ser sincera. Es un trabajo genial de recepcionista. El sueldo merece pero en secreto tiene un pequeño componente erótico. ¿Te molesta?».
Y es que en esta ocasión -probablemente, confundido por los diferentes anuncios que va publicando- indicó que el trabajo era de recepcionista de una consulta de fisioterapia -no decía cual- en la que «algunos clientes vip necesitaban trabajos sexuales». Finalmente, cerró un encuentro con una joven falsamente interesada en su oferta de empleo, a la que iba a hacer una prueba para ser recepcionista. La citó en un establecimiento del centro mientras desde la ventana de una pensión en la que se aloja comprobaba si acudía al encuentro. Como en vez de una mujer se presentaron dos, se negó a bajar y hablar con ellas pero, lejos de amilanarse, las invitó a ambas a subir a su habitación ofreciéndoles a cada una un sueldo de 3.200 euros por cuatro días de trabajo a la semana «más las propinas». Ellas no aceptaron y él siguió insistiendo vía whatsapp durante varios días haciendo referencia a que tenía otras candidatas para un empleo tan bien remunerado. (Más información en edición impresa)