Calidad Pascual celebra sus bodas de oro en Aranda

Ical
-
Acto de 50 aniversario de Calidad Pascual en Aranda. - Foto: Rubén Cacho

Tomás Pascual destaca que los empleados son el "corazón y el orgullo" de una compañía que, desde la honradez, "siempre buscará mejorar la calidad de vida de las personas"

Calidad Pascual celebró hoy sus bodas de oro con un homenaje a sus trabajadores de Aranda de Duero y de Valladolid en el que el presidente de la compañía, Tomás Pascual, además de agradecer la dedicación y el compromiso de los más de 2.200 empleados, se refirió a ellos como el “corazón y el orgullo” de una empresa familiar que ha convertido la honradez y la mejora de la calidad de vida de las personas en sus principales valores.

Ante más de un millar de trabajadores que se dieron cita en la plaza de toros de Aranda de Duero, Tomás Pascual resaltó que los valores con los que su padre dio los primeros pasos en 1969, cuando se hizo con una cooperativa lechera en quiebra, se han convertido en una constante en la empresa y en la clave de éxito. “La honradez, como el más lucrativo de los negocios, la humildad, el inconformismo y el trabajo permanente es lo que nos han permitido ser lo que somos”, afirmó.

A su vez, Tomás Pascual, que resaltó el compromiso de la empresa con Aranda y Valladolid, también se mostró convencido de que los valores y la “ilusión” de una empresa que siempre “ha tenido a las personas en el centro de sus decisiones”, perdurarán en el futuro.

En el acto también intervino el director General Ejecutivo de Calidad Pascual, José Luis Saiz, que recalcó el orgullo recíproco, de Pascual hacia Aranda y de Aranda hacia Pascual. “Hoy Aranda es oportunidad, es actualidad, movimiento, progreso; hoy Pascual en Aranda es industria alimentaria pujante, investigación, tecnología; hoy Aranda es presente y es futuro” destacó Saiz que también recordó la importancia de mantener la mirada puesta en el futuro: “sentid el orgullo de haber construido el Pascual de hoy, pero sentid también la responsabilidad de edificar el Pascual de mañana”, afirmó.

Saiz también argumentó que, a pesar de todos los cambios experimentados por el país y por la propia empresa en este medio siglo, “nuestra esencia y valores siempre han estado ahí y siempre nos acompañarán”. Además, situó a la sostenibilidad como una de las señas de identidad de una empresa que “piensa en el futuro con coraje, pasión y con el riesgo de seguir innovando”.

A su vez, también hizo referencia al compromiso de Calidad Pascual con el medio ambiente y de las medidas puestas en marcha en todos los procesos de fabricación y distribución para reducir las emisiones contaminantes, y aseguró que Calidad Pascual es, sobre todo, una empresa sostenible por el liderazgo de las personas y por haber sabido crear un entorno de trabajo, seguro, saludable e inspirador que “nos ha permitido dar lo mejor de nosotros mismos y generar ese orgullo de pertenencia a la empresa”.

Viaje en el tiempo

Los trabajadores pudieron disfrutar de viaje por el tiempo conducido por el humorista Daniel de la Cámara, que conversó con las tres generaciones de la familia Pascual, con uno grupo de los primeros trabajadores y en el que la figura del fundador siempre estuvo presente.

El viaje empezó recordando los inicios de Tomás Pascual y cómo consiguió marcar un hito en la historia de la industria alimentaria española al crear la primera línea de producción de leche UHT envasada en tetrabrik. “Aquí empezó todo y aquí sigue todo. Nuestro compromiso con Aranda es innegociable, es nuestra cuna y seguirá siendo el punto neurálgico de la compañía”, destacaron Pilar y Sonia Pascual.

En este viaje viaje también cobraron protagonismo los miembros de la tercera generación de la familia Pascual y tres de los nietos del fundador, que destacaron que su misión será mantener la empresa viva y hacerla crecer. Además, también resaltaron que muchos de los principios de la empresa están presente en la propia familia.

Calidad Pascual exporta hoy a casi 70 países, cuenta con una gama de más de 200 productos, seis plantas, 27 delegaciones comerciales Qualianza y más de 2.200 empleados. Además, el valor económico total generado por la actividad de la compañía arandina en la región asciende a 507,20 millones de euros.