Burgos lleva 2 semanas seguidas sin nuevos casos recientes

G.G.U.
-

Son aquellos sintomáticos y diagnosticados en las 24 horas previas a la notificación, lo cual indicaría la existencia de un brote o repunte. La provincia también encadena cuatro días sin fallecidos en los hospitales

Todos los casos que se notifican al Ministerio de Sanidad, recientes o ‘arrastrados’ tienen que corroborarse mediante prueba molecular (PCR). - Foto: Alberto Rodrigo

La provincia alcanzó ayer sus primeras dos semanas sin nuevos casos recientes de infección por el SARS-CoV-2, lo cual permite avanzar que las crecientes posibilidades de socialización no han conllevado un repunte de contagios. Por otra parte, Burgos también puede celebrar hoyr su cuarto día consecutivo sin víctimas mortales por la enfermedad del coronavirus, la covid-19, después de varias defunciones sucesivas en el HUBU y en el Santiago Apóstol (Miranda).

Que Burgos lleve más de dos semanas sin notificar infecciones recientes es importante porque indica que no hay nuevos brotes activos. Algo que se sabe por el tipo de registro que impuso el Ministerio de Sanidad desde el comienzo del proceso de desescalada de la crisis del coronavirus: por una parte, los casos con síntomas confirmados mediante prueba PCR en las 24 horas previas a la notificación oficial y, por otra, infecciones más antiguas que habían escapado al registro oficial. En este último grupo entran las personas asintomáticas que tengan una cirugía programada en un hospital y descubran en el ingreso que están infectadas o, también, aquellas que se estén haciendo ahora un análisis de anticuerpos diferenciados en sangre y descubran que tienen inmunidad parcial (inmunoglobulina IgM); una prueba que luego debe completarse con una PCR que, en los casos en los que aún hay carga viral en el organismo, dará positiva y se contabilizará como tal. Son casos de coronavirus y se cuentan como tales, pero en ninguno de ellos había síntomas activos u otros indicadores de que el contagio era reciente y, por lo tanto, alarmante.

Así, Burgos ha sumado sus primeros 16 días con cero casos nuevos, pero 61 atrasados y confirmados ahora con los criterios que exige el Ministerio de Sanidad (básicamente, una PCR positiva). De estos sesenta, solo 16 se corroboraron la semana pasada, que fue la primera -y única- en fase 2. Un momento en el que se amplían los aforos en espacios cerrados y en el que era posible celebrar reuniones con hasta una quincena de personas, frente a las diez de la fase 1.

Ahora habrá que esperar siete u ocho días para ver cómo influye la entrada -parcial- en fase 3, cuyo cambio principal es la mayor flexibilización en las concentraciones de personas.

Bajo control. Otro muy buen indicador de que las cosas están controladas es la ausencia de muertes en los hospitales donde todavía hay enfermos ingresados (en el HUBU -11- y en el Santiago Apóstol -1-, concretamente). Después de varios días con defunciones consecutivas, la provincia ha sumado un fin de semana completo (viernes, sábado y domingo), además del lunes, de tranquilidad. En las residencias de ancianos, por otra parte, no hay nuevos fallecimientos desde hace tres semanas.

En cuanto a los hospitalizados en planta, en el complejo asistencial de la capital hay 9 pacientes (uno más que ayer) y en el hospital de Miranda otro. En la UCI, única para la provincia, sigue habiendo dos críticos, según los datos de las 8 de esta mañana.