Un Envero de Honor a la «generosidad» de Bodegas Protos

Adrián del Campo
-
Los ganadores de los Premios Envero 2019 posan en la gala de entrega. - Foto: Julio Calvo

La gala de los premios arandinos rinde homenaje a una marca pionera que cedió su nombre la DO Ribera del Duero

"En Protos siempre decimos que la clave de nuestra bodega está en los orígenes. En esos inicios de cuando  nuestros once fundadores se alejaron del método tradicional para crear la primera bodega. Los once fundadores nos legaron la línea a seguir y 92 años después observamos que los conceptos de calidad que ellos iniciaron siguen vigentes". Estas palabras protagonizaron el discurso con el que el presidente de Bodegas Protos, Edmundo Bayón, agradeció el Envero de Honor que recogió este jueves en la gala de los premios arandinos. El galardón entregado por la alcaldesa de Aranda, Raquel González, reconoce la trayectoria de la primigenia elaboradora ribereña, su apuesta por la innovación y el enoturismo y su generosidad cediendo su nombre para designar la zona de calidad que hoy se conoce como Ribera del Duero. 

Entre los muchos elogios que destacaron la labor y trayectoria de Protos, el hecho de haber sido la primera bodega y haber cedido el nombre de Ribera del Duero a la Denominación de Origen fue el más ensalzado. "Es una bodega que se ha adaptado a los tiempos a través de la calidad. Ha ayudado a ampliar la leyenda de nuestra tierra en todo el mundo. Este es un premio a una bodega que supo ser generosa en 1982 cediendo el nombre de Ribera de Duero al Consejo Regulador", afirmó la concejala de Promoción e Innovación, Celia Bombín.

Bayón estuvo acompañado por Carlos Villar, director general de Protos. En el evento también estuvieron presentes otras personalidades como la directora territorial de Comercio del ICEX en Castilla y León, Isabel Clavero Mañueco, el presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Ribera del Duero, Enrique Pascual, o el presidente de la Ruta del Vino Ribera del Duero, Miguel Ángel Gayubo. Además de muchos políticos locales, de Podemos, Vox, Ciudadanos y PP. En el cóctel, muchas miradas apuntaban a ellos, a los tres últimos, en busca de saber quién será la próxima o el próximo alcalde de Aranda. Nada se adivinó y solo el hecho de que los miembros del PP vieran la gala con Ciudadanos a su derecha, o a su izquierda, depende del lado desde donde se mirara, daba para especular.

Además del Envero de Honor, entregado por el Ayuntamiento, también se dieron los premios concedidos por la cata popular de los Envero. "Un evento que ha situado a Aranda en el centro de una comarca conocida por sus caldos", declaró Celia Bombín mientras presumía del alto seguimiento que cosecha año tras año la cata protagonizada por mil aficionados.

El premio de Alta Expresión que se llevó el vino Tudanca Vendimia Seleccionada fue recogido por el gerente del grupo, Jesús Tudanca, que confesó «estar muy contento» porque "esto del vino" le "ha atrapado". Además instó al Ayuntamiento, «a este o al siguiente» a «seguir apostando por los Envero»  y «a seguir mejorándolos». El galardón a mejor Reserva fue para Tinto Arroyo Reserva y lo recogió Santiago Arroyo aunque habló Fernanda Cabañes, ambos de Bodegas S. Arroyo. "Es especial este premio porque lo entregan nuestros paisanos. Además es un premio a Sotillo, único pueblo que se apellida de la Ribera", afirmó Fernanda Cabañes para destacar que Sotillo se había llevado tres de los sietes premios Envero.

El mejor Crianza fue para Bodegas Malacuera, su gerente, Carlos Rodríguez, quiso dedicar el premio con una frase muy especial: "He bebido, bebo y beberé hasta que muera, vino de la Ribera". El mejor joven Roble fue para Bodegas Imperiales, que habló de la importancia de un premio concedido por el consumidor. El trofeo de Tinto Joven se lo llevó Bodegas Ismael Arroyo-ValSotillo, que repetían como premiados, y el mejor Rosado fue para Bodegas Alto Sotillo, que reivindicó el antaño llamado clarete.