El virus pone en peligro el fin del impuesto a las herencias

G. ARCE
-

Beneficiaría a cerca de 5.600 burgaleses. La Junta de Castilla y León mantiene vigente la propuesta de bonificar el 99% del impuesto de sucesiones y donaciones para los familiares directos, aunque lo aprobará «cuando sea oportuno»

El virus pone en peligro el fin del impuesto a las herencias - Foto: Luis López Araico

La crisis del coronavirus se desencadenó justo en el momento en el que las Cortes de Castilla y León iban a proceder a la aprobación definitiva de la supresión (la bonificación del 99%) del impuesto de sucesiones y donaciones entre padres e hijo y entre cónyuges, una promesa electoral del presidente Fernández Mañueco y un compromiso sellado en el acuerdo de gobierno PP-Ciudadanos, que beneficiaría a alrededor de 5.600 contribuyentes burgaleses.

La Junta mantiene vivo este compromiso, aunque la crisis sanitaria y los expertos consultados auguran que, en las actuales circunstancias, va a ser muy complicado renunciar a los 188,4 millones de euros que recauda cada año (en cifras de 2019) con estos impuestos, 38,7 de los cuales procedentes de la provincia de Burgos.

Desde la Consejería de Economía y Hacienda, inmersa ahora en la tarea de cuadrar los presupuestos regionales al nuevo escenario económico, se confirma que la ley de modificación del impuesto está preparada para su debate y aprobación, si procede, en el pleno de las Cortes de Castilla y León cuando se reanuden las sesiones parlamentarias, tras el periodo de alarma. Insisten en que es un compromiso de legislatura y que, por el momento, no se ha hablado de modificación de plazos en su entrada en vigor este año.

El consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo, matizó recientemente que se aprobará «en el momento oportuno», sin precisar fechas. Ahora, subraya, «hay circunstancias añadidas» por lo que cuando se dispongan de los datos «en términos económicos» del impacto de esta crisis sanitaria «se estudiará el momento más adecuado para cumplir un compromiso que es firme».

No obstante, ya se descarta que la entrada en vigor de esta supresión de tributos tenga carácter retroactivo para incluir los legados, herencias y donaciones generados durante el periodo de alarma nacional y de parón de la actividad económica.

Desde el Colegio de Economistas de Valladolid se había pedido la inclusión de una disposición transitoria en la ley para que su aplicación fuese efectiva desde la publicación del decreto de alarma nacional, el pasado 14 de marzo, «al objeto de amparar todas las realidades que, en materia de sucesiones y donaciones, han surgido desde el inicio de la legislatura».

(Más información, en la edición de papel de hoy de Diario de Burgos)