Las familias gastarán más de 120 euros al mes en mascarillas

B.D.
-

El desembolso, calculado para una unidad familiar de cuatro miembros y que utilizan las de tipo quirúrgico, se disparará a más de 300 euros si los usuarios optan por comprar las FFP2

Desde este jueves y durante toda la vigencia del estado de alarma el uso de mascarillas ha pasado a ser obligatorio. - Foto: Patricia González

El uso de mascarillas empezó siendo recomendable, pasó a ser obligatorio en el transporte público y desde este jueves lo es también en cualquier recinto cerrado y en la calle cuando no se garantice una distancia de seguridad de dos metros. Las mascarillas sirven tanto para proteger como para protegernos del coronavirus, pero suponen un gasto notable para las familias, lo que menguará su capacidad adquisitiva. En concreto, una unidad de cuatro miembros tendrá que hacer un desembolso de unos 120 euros al mes para adquirir las de tipo quirúrgico, cuyo precio fue tasado por el Gobierno en 0,96 céntimos.
Ese gasto se incrementará aún más, hasta superar los 300 euros, si la familia opta por utilizar mascarillas FFP2, ya que tampoco son reutilizables y su precio medio a día de hoy ronda entre los 5 y los 6 euros la unidad. Ante esta situación, las organizaciones de consumidores han pedido a las administraciones que se planteen ofrecer ayudas a los colectivos más vulnerables. También han solicitado que se fijen unos precios máximos para todas las categorías de mascarillas y no sólo las quirúrgicas.
Desde el ámbito sanitario se recomienda que la población en general haga uso de las mascarillas higiénicas o quirúrgicas y que se limite la utilización de las de alta eficacia o autofiltrantes para las personas con más riesgo. En este momento no hay problema alguno de suministro en las farmacias de Burgos, donde se pueden encontrar tanto las primeras como las FFP2. También han empezado a venderse las de niño, ya que la utilización es obligatoria a partir de los 6 años.
El presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Burgos, Miguel López de Abechuco, reconoce que el precio de las mascarillas sigue siendo alto porque la demanda mundial de este producto lo ha encarecido considerablemente. «Hasta hace unos meses este mercado tenía una producción limitada porque iba destinada exclusivamente al ámbito sanitario; ahora, los precios se han disparado», destaca, tras subrayar que el uso obligatorio de mascarillas se ha confirmado como una herramienta clave para controlar la pandemia en países como China o Corea. «Aquí vamos con tres meses de retraso», señala. El presidente de los farmacéuticos recuerda que si el virus de la covid-19 se contagia por las gotitas que la persona exhala por la boca, lo lógico es llevar este tipo de protección para evitar la expulsión del mismo.
López de Abechuco asegura que las farmacias de Burgos se suministran de sus propias cooperativas o de los proveedores habituales, es decir de los canales que ya conocen y que les ofrecen la suficiente confianza para evitar fraudes. «Se trata de que el material llegue con todos los certificados y las aprobaciones técnicas necesarias», dice.