scorecardresearch

"Nos gustaría seguir tocando en los pueblos de la provincia"

N.M.J. (ICAL)
-

El grupo burgalés La M.O.D.A. lanza su cuarto álbum, 'Ninguna ola', sin confirmar fechas de conciertos, aunque esperan tocar mucho en 2021 en todos los sitios que puedan. David Ruiz, letrista y cantante, analiza este trabajo y estos complejos tiempos

"Nos gustaría seguir tocando en los pueblos de la provincia" - Foto: Luis López Araico

En plena segunda ola del COVID-19, el grupo burgalés La Maravillosa Orquesta del Alcohol, más conocido como La M.O.D.A., lanza al mercado y para deleite de sus fans, su cuarto álbum, 'Ninguna ola', compuesto por diez canciones producidas por Raül Refree y grabadas entre Lisboa, Barcelona, Madrid y Andoain. Este disco, inspirado en el cambio, ha sido el trabajo de todo el grupo durante los últimos dos años, y se vio afectado por la pandemia en plena grabación. El cantante del grupo, David Ruiz, repasa el proceso de elaboración, lo que ha significado para ellos este nuevo trabajo, así como la situación actual que afronta el sector cultural. 

¿Cómo define este nuevo disco? ¿Qué pueden esperar de él los fans?

Es un disco tan sincero como los demás. En el que más hemos participado los siete como colectivo, en el que hemos intentado avanzar en nuestra propuesta artística o musical, y decir las cosas de una manera que no hubiésemos dicho en los tres discos anteriores. Tanto en música como en letra. Es un disco compuesto entre los últimos dos años, producido por Raül Refree,  y creo que hemos dado un enfoque a las canciones distinto a lo que veníamos haciendo. Hemos intentado transmitir y expresarnos, y llegar a intentar emocionar por otros caminos musicales. Los ritmos son un poco más pausados y más lentos, y tiene un punto melancólico y amoroso que no estaba en otras de nuestras canciones. Desde el punto de vista de las letras es un disco en el que sigue habiendo esa mezcla que es nuestro universo, nuestra esencia: los sentimientos y las emociones. Intentamos describir todos los sentimientos y emociones humanas, por eso en las letras todo se mezcla de una manera o de otra de una forma natural, y hay letras más sentimentales, pasajes más de amor, otros más de tristeza, otros más de nostalgia, de rabia. Están presentes casi todos los sentimientos del espectro humano.

¿Por qué decidieron llamarlo 'Ninguna ola'?  

Hace referencia al cambio. El disco está inspirado en el cambio constante. Nos parecía una analogía interesante: las olas del mar. Nunca se repiten, nunca hay dos iguales. Son bastante fugaces, únicas, pero al mismo tiempo no desaparecen nunca, regresan siempre a esa masa de agua, que es el océano. Este disco está basado en esos cambios continuos en la vida de las personas. 

¿Cómo ha sido el proceso de grabación?

El proceso de composición empezó en 2018, curramos todo el año. En 2019 se sumó Raül como productor. Empezamos a trabajar con él, en el local de ensayo sobre todo, pero también hemos estado en Madrid y diferentes sitios, como Galway (Irlanda), donde estuvimos cinco días componiendo, y el trabajo en sí estaba hecho para cuando acabó 2019. Luego simplemente fue ir a grabarlo al estudio, en las afueras de Lisboa, y cuando quedaban dos días para acabar y una canción para terminarlo, confinaron España y tuvimos que volvernos. Desde entonces todo cambió, seguimos trabajando a distancia, acabamos de grabar la canción que nos quedaba. El resto todo online. Es un disco autoeditado y entre nosotros sacamos el trabajo. Se han pedido más discos y vinilos que nunca, y estamos muy contentos. Editar un disco siempre es un reto, pero en estos tiempos de pandemia, creo que todavía más.

Este es tal vez el disco más diferente que han publicado, con un sentido más nostálgico que otros. ¿En qué se inspiraron para componerlo? ¿Es autobiográfico?

Creo que el tono nostálgico siempre nos ha caracterizado, pero antes la gente se daba menos cuenta, porque las canciones eran más rápidas, y la apariencia era como más alegre, pero siempre hemos tenido canciones lentas y letras oscuras. A mí me encantan las canciones tristes, me parecen mucho más profundas, y me parece que la alegría hay que disfrutarla y vivirla, y por eso yo creo que tendemos a reflejar los momentos más oscuros , nostálgicos o melancólicos en las letras. También nos sirven de vehículo para denunciar injusticias y desigualdades, que también nos inspiran. Siempre hemos ido intentando hacer un poco lo que nos da la gana, sin pensar mucho cómo lo recibe la gente. Respetamos a muerte a nuestro público y lo intentamos demostrar con hechos y con actos, intentando tratar bien a nuestra gente. Nos expresamos y creemos que eso es bastante ya. 

¿Hay una evolución a lo largo del disco, desde la primera canción hasta la última?  

Hay una historia, al principio empieza el disco y el narrador está como drogado, no ve con claridad, en ese momento solo le importa el amor de esa noche; en la segunda canción ya es un poco más la resaca de ese día, y lo ve todo, en 'La vuelta' está perdido en la niebla, lo ve todo mucho más gris. La siguiente canción 'Un bombo y una caja' es cuando toca fondo, es la miseria más absoluta, y el narrador está revolcado en ella. Luego, en 'Conduciendo y llorando' parece que continúa con esa misma senda de crítica social o descripción, pero ya ha dejado de hablar de esa miseria con tanta rabia, y es una canción en la que por primera vez entra un poco el amor en los estribillos. En este disco está todo mezclado como la vida misma. Ese proceso acaba en tres canciones: 'Semifinales', 'Memorial' y 'Colectivo Nostalgia', donde la persona ha hecho las paces consigo misma, con su pasado, y la última acaba siendo una condecoración de la derrota. 'Colectivo Nostalgia' es el resumen de todo el disco en una canción. Empieza muy triste, oscura, dramática, acaba diciendo que lo ha perdido todo, pero ha relativizado de alguna manera esa derrota y la ha aceptado, y eso es lo que te sirve para seguir caminando. Eso es lo que esperamos hacer en el siguiente disco.

De hecho, en redes sociales ya han recibido alguna opinión. Hay de todo, gente que le encanta y otros que comentan lo diferente que es a otros álbumes. ¿Les ha afectado alguna crítica?

Estamos acostumbrados, porque es un poco la historia del grupo. Nunca le puedes gustar a todo el mundo. Nunca va a llover a gusto de todos. Hacen mucho más ruido a veces los comentarios negativos y pasas por alto un montón de mensajes muy positivos. De todas maneras creo que tenemos un público súper guay. Mucha gente pilla siempre los cambios que hacemos, y aprecian y valoran que no seamos una copia de nosotros mismos. La gente a la que menos le ha gustado, la mayoría lo expresa con muchísimo respeto. Todo lo que sea un debate en torno a la música a nosotros nos parece guay. Nunca nos ha preocupado lo que piensen de nosotros. Queremos mucho a nuestro público, los valoramos y respetamos, pero hacemos lo que nos da la gana. 

El lanzamiento de 'Ninguna ola' llega en plena segunda ola del COVID-19, ¿Cómo les ha afectado la pandemia?

Desde el punto de vista individual, como a todo el mundo; y desde el punto de vista del grupo, nos rompió todo los planes. Teníamos previsto acabar de grabar en marzo, para estar en verano un poco más tranquilos, coger fuerzas después de tantos años sin grabar; sacar el disco en octubre, volver a tocar en noviembre. Teníamos como 40 fechas ya reservadas por todo el país, y los planes para volver a Latinoamérica...Pero como a todo el mundo, nos saltó todo por los aires, y ahora lo que queremos es sacar este disco para volver a sentir que el grupo está en marcha, porque sentimos la necesidad de compartir esto con el público. Es una forma de reivindicarnos y de reivindicar la importancia de la cultura en la vida de la gente. Un sector que se está dejando muy de lado en estos momentos tan difíciles, y que está siendo muy castigado. Vamos a seguir saliendo a tocar, todo el año que viene queremos tocar todo lo que podamos, como sea, donde sea. 

El sector también se ha visto afectado por esta pandemia. ¿Cree que podrá recuperarse?

No lo sabemos. Espero que sí, pero nadie lo puede saber. Desde luego, con el trato que se les está dando desde las Administraciones va a ser difícil que sobreviva, pero hay que tener esperanza.

¿Considera que los Gobiernos se están olvidando de este sector?

Es siempre lo mismo. La cultura al final es un poco lo último. Es comprensible que ahora no sea una de las prioridades, en el sentido de que la salud y evitar que la gente enferme o muera es lo más importante, y creo que el sector de la música nunca ha pretendido llamar mucho la atención o egoístamente reclamar atención. Lo único que se reclama es que se pueda trabajar. Se ha demostrado que podemos trabajar, no ha habido ningún contagio en los eventos realizados en este tiempo, y solo se pide eso: trabajar. No somos ni más ni menos que otros sectores, simplemente creo que es hora de reivindicar lo nuestro. 

La llegada de la pandemia ha dejado a un lado algunos temas que desde L.A. M.O.D.A. siempre han reivindicado y defendido, como puede ser la despoblación en Castilla y León. Sin embargo que no se hable de ello no quiere decir que no sigan ahí. ¿Seguirán dando visibilidad a estos pequeños pueblos?

Seguiremos, seguiremos. Nos encantaría. Funcionó muy bien la idea de los cuatro conciertos en pueblos de 2019, y es algo que nos gustaría mucho hacer nosotros, seguir tocando en los pueblos de nuestra provincia y de otras provincias también, incluso nos encantaría poder invitar a otras bandas a tocar. Ahora mismo es inviable, pero es algo que retomaremos y que estaría muy bien que las Administraciones correspondientes fuesen un poco listas y recogiesen el guante, porque más fácil que tener la idea y hacerla. Hemos demostrado que entre diez personas se puede hacer y se lleva la música a los pueblos, que es algo muy valioso , entonces ahí tendrían que estar los Ayuntamientos y sobre todo la Junta de Castilla y León, intentando impulsar esas iniciativas. No se les pide que las creen ellos, ya las tiene la gente, pero por lo menos, ya que el agua está tirando para allá, que no hagan una presa, que dejen correr el agua y ayuden. 

Hablando de esto, ha comentado que en 2021 les gustaría hacer todos los conciertos que puedan, ¿tienen planeada alguna gira?

Sí, pero no queremos desvelar nada, porque ahora mismo es una locura hacerlo. Hay que ser muy pacientes y cautelosos. Lo que no queremos es anunciar una gira de 30 fechas de la que se acaben cancelando 20 el día antes, obligar a la gente a pasar por el trago de comprar una entrada que luego la tenga que devolver. Cuando tengamos muy claro que un concierto se va a celebrar, lo vamos a anunciar y lo daremos. Hay que adaptarse, pero vamos a tocar un montón, todo lo que nos dejen y más. 

¿Burgos entraría dentro de estos planes?

Hombre, tú qué crees (ríe). 

¿Una canción del disco con la que se quede?

Todas. Sin lugar a dudas. Y todos diríamos lo mismo. Imposible elegir un tema por encima de otro.