El museo del ferrocarril costará cerca de dos millones

R.C.G.
-

La idea es levantar un recinto de 3.000 metros cuadrados con vías para colocar máquinas antiguas. Además de Fundación Coral y Ayuntamiento, se buscarán otros inversores

El museo del ferrocarril costará cerca de dos millones

r.c.g. / miranda 
El museo del ferrocarril avanza con paso lento pero firme. Desde que la Fundación Coral anunciara su intención de rescatar el proyecto cuando su promotor ya había decidido hacerlo por cuenta propia en Ircio, no se ha dejado de trabajar aunque los trámites burocráticos se están retrasando más de lo esperado. El primer paso es constituir el patronato a tres bandas del que también formará parte el Ayuntamiento, para lo que ha sido necesario modificar los estatutos de Coral, un requisito que ha dilatado el procedimiento. Aún así se espera firmar el documento en las próximas semanas. 
Una vez se haya creado el patronato se contratará la redacción del proyecto aunque el coste del museo oscilará «entre los 1,5 y 2 millones de euros», adelanta José Luis Solana, quien a través de su fundación ya ha promovido otras obras benéficas como la recuperación de La Picota.  El objetivo es levantar un edificio de unos 3.000 metros cuadrados en una parcela existente entre la estación de tren y el colegio Cervantes. Los costes son elevados porque además de una sala para exponer las piezas hace falta una playa con tres o cuatro vías para colocar las máquinas reales.  
De momento no hay plazos previstos para el inicio de las obras, aunque el propietario de la colección, Julio García, tiene claro que tras varios intentos fallidos, en esta ocasión el proyecto ya no tiene marcha atrás. «Vamos por buen camino pero todo lleva un tiempo porque este tipo de museos no se hacen de la noche a la mañana», asegura. 
Además el contacto entre las tres partes es fluido y la presencia de la Fundación Coral es una garantía. También el Ayuntamiento ha mostrado más implicación al saber que la entidad de Solana apoyará una obra que con fondos municipales era imposible asumir. Como muestra de la voluntad de la administración local de que la inicativa llegue a buen puerto, los 40.000 euros necesarios para constituir el patronato saldrán de las arcas consistoriales y en el presupuesto de este ejercicio se contempla una partida de 100.000 euros que en función de la necesidades se puede ir ampliando. 
Aún así será necesario buscar más socios para sufragar la inversión. «Tenemos que conseguir implicar a otras administraciones públicas o a más empresas que quieran colaborar», sostiene Solana. Y es que el desembolso es muy elevado para hacerlo frente únicamente a través de su fundación. Aún así es optimista respecto a la posibilidad de que los contactos que ha mantenido con otras entidades fructifiquen y se sumen nuevos inversores a un proyecto que permitiría a la ciudad contar con un museo acorde a su tradición ferroviaria. 
De hecho cuando anunció la intención de abanderar el museo del ferrocarril, Solana ya dejó claro que su idea a medio plazo era más ambiciosa ya que quiere la cesión de algunos terrenos por parte de Adif para tener margen de ampliación, motivo por el que el emplazamiento junto a la estación se ha considerado siempre como el lugar  idóneo para levantar la nueva estructura. 
Si la construcción del museo supondrá un desembolso millonario, la colección que se exhibirá en el nuevo edificio también tiene un elevado valor, aunque en este caso no hará falta pagar para hacerse con ella ya que la donará desinteresadamente Julio García. 
Eso sí, para dar forma legal a la cesión habrá que hacer un inventario tasado de cada pieza. García cuenta con un enorme patrimonio que ha ido adquiriendo durante décadas y en el que figuran desde elementos de trenes españoles hasta tranvías, metros y otros anchos que circulan por Europa. Y eso que por falta de lugar algunos objetos han ido a parar a salas de otras ciudades.