Los muros de San Francisco acogen los cuadros finalistas

A. Valdenebro
-

La Fundación Silos quiere crear una bolsa de obras que se conformará con las ganadoras de este año y se irá completando con las de próximas ediciones

Los miembros de la Fundación admiraron las obras premiadas en la inauguración de la exposición en el convento de San Francisco. - Foto: Jesús J. Matías

El convento de San Francisco es un marco incomparable para poder disfrutar de la exposición de los cuadros que resultaron finalistas de la primera edición del Premio Silos de Pintura Rápida, organizado por la Fundación Silos con el apoyo de la Obra Social La Caixa y la Diputación de Burgos. La muestra esta compuesta de las treinta obras finalistas que fueron escogidas entre las ochenta y dos participantes. Los cuadros permanecerán colgados en los muros del convento, sede de la Fundación, hasta el 31 de agosto. La Fundación ha decidido quedarse con las cinco trabajos premiados, ya que su intención es crear una bolsa de obras que se irá completando con sucesivas ediciones del certamen. Otra de las iniciativas es que los otros cuadros participantes se pondrán a la venta, tanto los otros 25 finalistas como el resto de participantes. La compra se podrá hacer mediante la página web de la Fundación, donde se podrá ver imágenes de todos las pinturas.
La idea que se tiene para años próximos, según fuentes de la Fundación, «es la de tener más premios pero de menor cuantía, ya que los pintores que acuden a estos certámenes viven de ello». El Ayuntamiento de Aranda, que también celebra un premio de pintura rápida, se ha puesto en contacto con la Fundación para el año que viene hacer coincidir los dos certámenes en fechas próximas para que los pintores, que se desplazan de todo el país, puedan asistir con mayor facilidad a las dos. Por último se habló de intentar que la próxima edición no coincidiera con algún premio de Andalucía, ya que ahí se encuentra el mayor nicho de esta clase de pintores.
El primer premio, dotado de 1.500 euros, fue otorgado a María Teresa Dura, una artista alicantina, que sorprendió con un brillante lienzo sobre un recodo del río junto al puente. El segundo galardón, dotado de 1.000 euros, se lo llevó la obra de la burgalesa María Jesús Mata que mostraba una particular mirada sobre la villa silense. El tercer premio de 700 euros recayó en una pintura sobre una espectacular panorámica del pueblo en el que resaltaba el contraste del oscuro cielo con la luminosidad de casi la mitad del cuadro. Los dos accésits recayeron en el logroñes José Ignacio Amelivia y la soriana Susana Villar de la Villa.
Las pinturas finalistas fueron seleccionadas por un jurado de lujo que estuvo compuesto por los pintores Ignacio del Río y María José Castaño; el director de la Academia de Dibujo, Carlos Sáez; el periodista Rodrigo Pérez Barredo; el director de la Fernán González, José Manuel López Gómez, y el director territorial de CaixaBank, José Manuel Bilbao.