Bendito pan y circo

ROCÍO MARTÍNEZ
-

OPINIÓN | "Lo que estamos viviendo es tan duro que necesitamos entretenimiento, buscamos pequeños momentos de felicidad. ¿Dónde los encontramos? ¡En la levadura! Nos hemos convertido en panaderos caseros. Ojalá los encontremos también en el fútbol"

Los jugadores del Burgos CF saltan al césped de El Plantío antes del comienzo del último partido disputado esta temporada, ante el Arenas de Getxo. - Foto: Christian Castrillo

¿Recuerdan lo de que el fútbol es lo más importante de las cosas no importantes? Estas semanas no hemos tenido ni cuerpo ni cabeza ni corazón para nada que no sea lo IMPORTANTE. El marcador que seguimos es el de las cifras diarias de muertos, de contagios. Cada una, una puñalada de dolor.

Pero ahora que esa curva se empieza a aplanar necesitamos algún atisbo de normalidad, algún alivio, los niños lo tienen ya, los adultos, a partir del sábado, ¡podremos salir a hacer deporte! Creo que el viernes duermo con las zapatillas puestas para salir en cuanto podamos, ríanse ustedes de los toros de San Fermín.

Me alegro, además, por los atletas, porque ellos aún no han podido volver a su trabajo. Tampoco a los futbolistas les han dejado. Y claro que el fútbol no es prioritario, y que cuando vuelva debe volver con toda la seguridad posible, no será total mientras no haya vacuna, pero ver a los futbolistas sobre el césped será un mensaje de esperanza, un símbolo de que la normalidad está cerca.

El fútbol siempre ha tenido algo de terapia emocional. Ojalá vuelva pronto, porque no solo los futbolistas millonarios viven del fútbol, también los utilleros, fisios, los que tiran el cable, los cámaras... Por cada una de esas personas que pueda volver a trabajar será un ERTE que se ahorre el Estado y que se pueda dedicar a investigar, a tests para todos... El fútbol supone un 1,37% del PIB y aporta una importante inyección económica a otros deportes.

Pero al margen de eso, lo que estamos viviendo es tan duro que necesitamos entretenimiento, buscamos pequeños momentos de felicidad. ¿Dónde los encontramos? ¡En la levadura! De pronto nos hemos convertido en panaderos caseros, y ahora un pequeño placer puede ser un mundo.

Ojalá lo encontremos también pronto en el fútbol, al que algunos se han referido muchas veces de forma despectiva como el pan y circo para el pueblo. Pues yo pienso, bendito pan y circo. Y con su permiso, me voy a hacer pan.