La Policía pide extremar la alerta ante bulos y estafas

F.L.D.
-

Desde la Comisaría Provincial insisten en desconfiar de las cadenas de mensajes que llegan a través de las redes sociales. Animan a consultar los medios oficiales y a utilizar comercios online de confianza

Los agentes están alerta de todo lo que sucede en internet. - Foto: Luis López Araico

Ni en la peor crisis que se recuerda algunos delincuentes y piratas de las redes descansan en su afán por engañar y enriquecerse a costa del prójimo. Todo lo contrario, en ocasiones incluso deciden aprovecharse de la situación para mantener su actividad criminal, ya sea a través de internet o de los descuidos. A ellos se suma esa tendencia de crear bulos en las redes para crear alarmismo y confusión en la sociedad. Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado no han querido dejar pasar la oportunidad de aconsejar a la gente que, en estos días de cuarentena en los que pasan muchos horas delante del ordenador y otros dispositivos electrónicos, estén alerta y no se dejen engañar por estas noticias falsas y mantengan la atención ante los posibles cibertimos.

Desde que se decretara el estado de alarma, las redes sociales se han llenado de mensajes de alerta y de recomendaciones que, en muchas ocasiones, son totalmente falsas. Sin ir más lejos, unos días antes, en Burgos comenzó a circular un rumor de que la Junta de Castilla y León había decretado el cierre de los colegios, algo que finalmente fue verdad, pero 24 horas más tarde. También corrió como la espuma un mensaje en el que se recomendaba no llamar al teléfono facilitado por Sanidad para informar de los posibles síntomas de coronavirus, sino que se instaba a marcar el número del centro de salud. También mentira. «Muchas veces nos quedamos con la cadena que nos llega por los grupos del Whatsapp, pero hay que comprobar las noticias en las fuentes oficiales», recomienda Antonio Salguero, responsable del área de delitos informáticos de la Comisaría Provincial de Burgos.

Todas las fuerzas policiales han puesto el foco en esa lucha contra esa contaminación informativa que no llega por fuentes oficiales y que generan en la población miedo y alarmismo.

(Más información, en 40 páginas en la edición de papel de hoy de Diario de Burgos)