scorecardresearch

La subida del salario mínimo afectará a 15.000 burgaleses

R.E. Maestro
-

El Gobierno y los sindicatos acordaron un incremento de 15 euros, que eleva a 965 los sueldos más bajos, localizados principalmente en el sector servicios, así como también entre las empleadas del hogar

Las limpiadoras tienen uno de los salarios más bajos. - Foto: Jesús J. Matías

La subida del salario mínimo interprofesional afectará directamente a entre 12.000 y 15.000 trabajadores burgaleses, de la misma manera que a nivel estatal se calcula que hay sobre 1,5 millones de personas en esta situación. El incremento será de 15 euros y el SMI pasará así de ser de 950 euros a 965 euros en catorce pagas. Principalmente se encuentran en el sector servicios y especialmente se debe tener en cuenta a la hora de hablar de quienes cobran el salario mínimo de las empleadas del hogar, tal y como aseguran los sindicatos.

Pero esto también tiene una repercusión indirecta sobre el resto de trabajadores, como argumenta Juan Núñez, secretario de CCOO en Burgos, al tratarse de «una referencia y un punto de partida» para impulsar una negociación de los salarios con un incremento suficiente. Manifiesta que debe suponer un apoyo para la negociación que hay en las empresas y a nivel sectorial. «Debe afectar», expresa, para reivindicar una mejora salarial al igual que se ha alcanzado con el salario mínimo, aunque esos trabajadores tengan ya de por sí reconocido uno superior.

Pablo Dionisio Fraile, secretario general de UGT de Burgos, cree que esta subida repercute de manera positiva pero todavía considera que no es suficiente y el salario mínimo necesita subir más, puesto que «estamos en una tesitura en la que si comparas el salario mínimo con lo que cuesta la vida pues son salarios de miseria, son trabajadores pobres». Afirma que hay que remediar esa solución y poner un punto de partida que sea «aceptable para el conjunto de la sociedad». Lo que están negociando es llegar a los 1.300 o 1.400 euros, «eso sería lo coherente para una sociedad futura».

El Gobierno y las organizaciones sindicales CCOO y UGT llegaron finalmente a un acuerdo para ese incremento de 15 euros, con efecto desde el 1 de septiembre, y aunque no se fijó una cuantía exacta para el próximo año sí se comprometieron a una «progresiva revisión» en 2022 y 2023. Una medida que no comparten la CEOE y CEPYME.

(La información completa, en la edición impresa o pinchando aquí)