Decisión aplazada

J.C. MORENO
-

La Federación Española escuchó las propuestas de las territoriales el pasado lunes y ha pospuesto la respuesta sobre cómo acabar la presente temporada ante las enormes diferencias entre las opiniones

Imagen de El Plantío durante un partido de esta temporada. - Foto: Valdivielso

La opción de la Federación Española de Fútbol de buscar una fórmula para dar por finalizada la actual temporada en Segunda División B y Tercera División ha encontrado una división de opiniones tan radical que la decisión final se aplazará al menos hasta la semana que viene. Las propuestas se agolpan sobre la Federación que preside Luis Rubiales y la posibilidad de llegar a una solución común es cada vez más complicada. 

La pasada semana la Federación Española de Fútbol trasladó a las diferentes federaciones territoriales un plan para finalizar la actual temporada, sobre todo en Segunda División B y Tercera. Los dos puntos básicos de esta posición eran dos: apostar por un play off exprés para decidir los cuatro ascensos a Segunda División; y suspender los descensos a Tercera. El plan era similar para Tercera División.

La consecuencia de esta medida era evidente, provocaba que la Segunda División B pasaría a tener 98 equipos la próxima temporada.

El plan fue trasladado inmediatamente a todos los clubes a través de reuniones telemáticas de las diferentes territoriales que se celebraron durante la semana pasado. Ahí comenzaron las profundas divergencias que ponían de manifiesto los distintos intereses de los clubes. La mayoría elevó la voz al comprobar el riesgo de devaluar una Segunda B que en lugar de avanzar hacia el profesionalismo, daba un paso atrás con la presencia de 98 equipos. Pero hubo muchas más quejas. Se contaban los resultados hasta la jornada 28 y ahí se decidían los equipos de play off, restando opciones a conjuntos que iban en quinta, sexta o séptima plaza que aún contaban con opciones de llegar a luchar por el ascenso.

Fueron días de reuniones, tanto a nivel federativo como entre los propios clubes, que se aglutinaron entre ellos dependiendo de sus propios intereses.

Con el paso de los días comenzaron a surgir comunicados y diferentes proposiciones surgidas sobre todo de los propios clubes, tanto a nivel individual como colectivo.

Pronto quedaron sobre la mesa dos opciones con más apoyo. Por un lado, un grupo de más de 30 clubes formularon un proyecto que aprovechaba esta crisis para acometer una profunda reestructuración de la Segunda División B, una vieja aspiración de muchos clubes, algunos de los más fuertes económica y socialmente de la categoría. Más que apostar por llegar a los 98 equipos en la categoría, estos apuestan por dividirla en dos divisiones. Por un lado, la Pro, donde quedarían 40 equipos salidos básicamente entre los diez primeros de cada grupo y que quedarían sometidos a unas estrictas normas económicas. Por otro lado, quedaría otra división, con 80 equipos, 40 de ellos procedentes de la Tercera División. Esta fórmula dividiría básicamente la Segunda B en una parte claramente profesional y otra más cercana a la Tercera División.

Por otro lado hay otro nutrido grupo de clubes de Segunda B, prácticamente el mismo número, superior a 30, que aceptarían prácticamente la propuesta de la Federación.

Y con esta profunda división se produjo la reunión del lunes y la Federación Española pudo comprobar que su propuesta no había tenido la aceptación esperada. Por ese motivo la resolución a este conflicto tardará en resolverse y seguramente no sea hasta la próxima semana cuando el organismo federativo tome una decisión después de analizar todas las opciones. Incluso ya hay quien dice que la Federación puede declarar la actual temporada como nula dadas las enormes dificultades para llegar a una respuesta común.

La opción judicial. El escenario que se puede generar, sea cual sea la decisión de la Federación Española será realmente complicado.

Todas las posibilidades que se manejan tienen un difícil encaje jurídico en las normas de la propia Federación  Española y muchos clubes ya han anunciado su decisión de recurrir judicialmente.

Hay varios artículos en el reglamentó en los que se amparan los clubes. Por ejemplo, la Federación puede, en caso de fuerza mayor, "suspender total o parcialmente las competiciones", pero no está tan claro que pueda modificar el formato.

También genera dudas la opción de anular los descensos o tomar decisiones de disputar el play off sin que se hayan completado las dos vueltas de la competición, sin haber jugados los equipos tantos partidos en casa como fuera.