Malestar vecinal porque ahora el autobús llega hasta Pineda y Urrez

J.J. Martín / Pradoluengo
-

Los martes y jueves, la línea debe pasar por estas localidades si hay viajeros a la demanda lo que convierte un trayecto de una hora en un vaiven de curvas de dos horas y 80 kilómetros

Los vecinos aceptaron con resignación el recorte de horarios, pero los nuevos recorridos han colmado su paciencia. - Foto: J.J.M.


Tras los cambios producidos en los horarios del servicio de autobuses, que la concesionaria Alsa ha introducido en la línea Burgos-Fresneda de la Sierra, varios vecinos de Pradoluengo y su comarca, han mostrado al Ayuntamiento y en distintas redes sociales su indignación por lo que consideran una burla por parte de la empresa y la Administración regional.
Como informaba la semana pasada Diario de Burgos, la reposición de los servicios de autobús durante los martes y jueves fue recibida con resignación por parte de los usuarios, ya que aunque se suprimían los servicios de tarde al menos parecían mantenerse los de la mañana de lunes a viernes. Sin embargo, al conocerse que los martes y jueves, la línea debe pasar por las localidades de Pineda de la Sierra y por Urrez, siempre y cuando hubiera usuarios a la demanda en las mismas, ha indignado sobremanera a los vecinos y asociaciones locales de Pradoluengo y de otros municipios por las que atraviesa la línea.
Con los cambios introducidos, el trayecto que normalmente se realiza en algo más de una hora, ahora se convierte en un vaivén de curvas de dos horas, y ochenta kilómetros, si sube hasta Pineda, prácticamente el tiempo que se emplea en recorrer un tramo como el que separa Pradoluengo de Pamplona, y nada más y nada menos que en dos horas y media si lo hace hasta Urrez.
Este cambio, ha supuesto que las redes sociales hiervan de críticas dirigidas tanto a la empresa Alsa, ya que no cumple con su anterior contrato firmado hasta el año 2014, como a los representantes políticos, en especial a los de la Junta de Castilla y León, que anunciaron hace unos días el restablecimiento de los antiguos servicios. Un buen número de vecinos y asociaciones han calificado su actitud como una «tomadura de pelo que demuestra que los políticos tan sólo se preocupan de los pueblos cuando hay elecciones». Tanto unos como otras, llaman desde estas redes a la movilización vecinal y a la búsqueda de soluciones en torno a otras compañías de viajeros que se interesasen por explotar esta concesión de transporte público rural.
Por su parte, la alcaldesa de Pradoluengo, Raquel Contreras, ha señalado al respecto, que no se siente satisfecha con el nuevo planteamiento de las rutas, ya que cuando le llamaron para comunicarle el restablecimiento de la línea durante los martes y jueves, no le comentaron con detalle la introducción de estas novedades.