El Papa acepta la renuncia pastoral del obispo Raúl Berzosa

I.M.L.
-
El Papa acepta la renuncia del obispo Raúl Berzosa

El prelado arandino, que está a la espera de destino, desarrollaba su labor en la diócesis de Ciudad Rodrigo hasta que comenzó un retiro en junio del año pasado que aún dura

El Santo Padre ha aceptado la renuncia al gobierno pastoral de la diócesis de Ciudad Rodrigo solicitada por Raúl Berzosa. Este es el siguiente paso que se da a conocer sobre la situación del prelado arandino desde que el pasado mes de junio se retirase a meditar sobre su futuro, rodeado de un importante hermetismo, después de que la Conferencia Episcopal Española hiciese público que el Papa Francisco concedía al obispo arandino un retiro temporal de su cargo en la diócesis salmantina de Ciudad Rodrigo. El hermetismo del comunicado oficial, que tan solo explica que la decisión de dejar "durante un tiempo el gobierno pastoral de la mencionada diócesis" se había tomado "por motivos personales", dejaba espacio para todo tipo de comentarios.

Desde el entorno del prelado tan solo podían confirmar que no sufre ningún problema de salud que le haya obligado a tomar esta decisión, autorizada por el Sumo Pontífice, añadiendo que este retiro responde a la necesidad de reflexionar de Berzosa, sin aportar más detalles. En cuanto a la duración de esta salida de la diócesis, distintas fuentes señalaban que no había un tope de tiempo determinado ni se ha establecido previamente.

Una vez descartados los problemas de salud, la rumorología daba rienda suelta a todo tipo de explicaciones a esta decisión, quepillaba por sorpresa incluso a los arandinos más cercanos al mitrado. Desde Ciudad Rodrigo llegaban comentarios hasta la capital ribereña, de donde es natural Raúl Berzosa, señalando que el retiro podría deberse a una crisis de fe. Mientras el mitrado arandino esté retirado, el Nuncio en España informaba que el Pontífice ha nombrado al arzobispo emérito de Burgos, Francisco Gil Hellín, administrador apostólico Sede Plena et ad nutum Sanctae Sedis de la diócesis de Ciudad Rodrigo. Un nombramiento que ha causado sorpresa ya que llega cuando se encontraba retirado de su labor pública como obispo y residiendo en Murcia. Lo lógico en una situación así hubiese sido que fuera el obispo de Salamanca, el abulense Carlos López, quien se hiciese cargo y asumiera la diócesis de Ciudad Rodrigo, pero es una opción que ha debido descartarse por los problemas de salud que arrastra López. Tras el nombramiento como obispo de Ciudad Rodrigo de Raúl Berzosa, sumado al delicado estado del prelado de Salamanca, se llegó a especular con que el arandino podría asumir las dos diócesis, lo que ahora queda en el aire con este retiro temporal de Berzosa.sorpresa entre los vecinos. La noticia de la retirada temporal de Berzosa fue una sorpresa para los vecinos de Ciudad Rodrigo y para su alcalde, el socialista Juan Tomás Muñoz, quien señaló que mantiene una buena relación de amistad con el obispo. "Hable con él al conocer la noticia y me dijo que en su momento explicará las causas, nada más", afirmó Muñoz, quien se mostraba preocupado por la continuidad de la pequeña Diócesis de Ciudad Rodrigo, "que con Raúl Berzosa estaba asegurada, pero vamos a ver como evoluciona todo y esperamos que con el nuevo administrador apostólico se garantice esa continuidad".La figura del obispo arandino es bien conocida en la Ribera y la provincia por su rápido ascenso en la curia y su cercanía a los fieles allí donde ha desarrollado su labor. Nació en Aranda el 22 de noviembre de 1957 y fue ordenado sacerdote el 8 de noviembre de 1982, por Juan Pablo II. El 2 de febrero de 2011, Benedicto XVI le nombraba obispo de Ciudad Rodrigo y desde el año 2014 es miembro del Pontificio Consejo para la Cultura del Vaticano.