Entregar las llaves del albergue juvenil antes de julio

J.M.
-

Juventud da por finalizado el contrato y vuelve a exigir que se justifiquen los 64.000 euros que se tenían que haber invertido en 5 años. Sacará a concurso la gestión de la instalación

Las instalaciones del hostel están ubicadas junta a la estación de autobuses. - Foto: Alberto Rodrigo

La Concejalía de Juventud del Ayuntamiento de Burgos ha requerido a Gesturactiv, la empresa que se ha encargado durante los últimos años de la gestión del albergue juvenil de la calle Miranda, a que entregue antes del próximo 1 de julio las llaves del negocio. Unas instalaciones, también cabe recordar, que ya se cerraron al público días antes de que se decretara el estado de alarma por mandato municipal y cuya continuidad por parte de la misma empresa estaba en cuestión.
El actual contrato entre las partes se firmó en febrero de 2015 y cabía la posibilidad de ser prorrogado durante dos ejercicios más. Eso sí, el Ayuntamiento exigía a la empresa que justificara haber realizado inversiones por valor de 64.000 euros y labores de mantenimiento por importe de otros 6.000 euros anuales.
Hasta en 3 ocasiones llegó a requerir el área de Juventud de manera formal la justificación de esos desembolsos. Hubo algunos gastos que sí se cuantificaron, pero no llegaban a la cuantía que obligaba el contrato y además no se entregaron las facturas que se habían solicitado para realizar las comprobaciones.
Ante esta situación, en el Ayuntamiento han pensado que no era posible prorrogar el contrato. El adjudicatario había defendido que en realidad no podía contarse como fecha de inicio del mismo febrero de 2015 ya que por problemas ajenos a su voluntad no pudo empezar a trabajar en la instalación hasta septiembre o octubre de ese mismo año.
Los servicios jurídicos del Ayuntamiento no dieron por buenos esos argumentos y defienden que el contrato expiraba a los 5 años de firmarse. Es decir, habría terminado hace 4 meses. La salida de la empresa no se produjo en ese momento ya que aún no se descartaba la posibilidad de prórroga. Pero al poco tiempo la crisis sanitaria del coronavirus obligó a cerrar el hostel.
En las últimas semanas se ha tratado de retomar el contacto con Gesturactiv en la línea de insistir en que justifique las inversiones realizadas. Y ahora, en última instancia, con un escrito en el que se solicita una visita a las instalaciones y la entrega de las llaves.
En la Concejalía de Juventud se quieren minimizar los problemas entre las partes y se contempla la posibilidad de evaluar qué enseres de los que ha incorporado la empresa al negocio se podría quedar el Ayuntamiento. Lo que se quiere hacer de esta manera es reducir la factura que la empresa tendría que pagar por aquellas inversiones que no ha realizado y que sí tendría que haber ejecutado.
futuro incierto. La crisis sanitaria podría haber hecho también que la empresa haya perdido interés por continuar al frente del negocio ya que ahora mismo es una incógnita saber de qué manera va a poder operar una instalación de este tipo.
En el albergue hay habitaciones diseñadas para acoger a varios inquilinos y esa fórmula podría no ser válida. Se trabaja ya en un nuevo concurso ante la nueva realidad.